Compartir
Publicidad

Los inconvenientes del euro

Los inconvenientes del euro
Guardar
5 Comentarios
Publicidad

Paul Krugman presenta en su blog una entrada muy interesante que habla de los inconvenientes que tienen, en general, las monedas únicas en una zona amplia y diversa, y particularmente habla del euro.

Según él, una misma política de tipos de interés no es conveniente para zonas diversas. Él pone el ejemplo (que yo creo es actual) de una Alemania creciente y una Italia decreciente: El Banco Central Europeo no puede fijar su política de tipos mirando a los dos países a la vez, porque sus necesidades son diferentes.

La solución que proponen los favorables al euro es la flexibilidad laboral, o más bien, salarial. Si Italia va mal, los sueldos bajan y su economía se vuelve más competitiva respecto a Alemania, y el efecto es el mismo que si se devaluara su moneda, cosa que ya no puede hacerse porque estos dos países compartieran moneda. Claro que esta flexibilidad salarial no es sencilla y rápida, más bien el camino posible hacia ella es el desempleo. Nada bueno.

Entonces, ¿cómo lo logran en EEUU? Es también una región muy grande, con particularidades económicas locales y con una historia muy larga y fructífera de una moneda única. Y la respuesta es con la movilidad laboral. Si una zona de EEUU entra en depresión, sus trabajadores se mueven a zonas en ebullición económica en búsqueda de empleo. Pero claro, en Europa esta movilidad es más complicada: la cultura es mucho menos homogénea que en EEUU y sobretodo la barrera de los idiomas complican esta solución.

Según Krugman, lo que está sucediendo en Europa en la actualidad es que esta necesaria compensación vía movilidad laboral la están proporcionando los trabajadores del Este, que van a buscar trabajo a los lugares donde mejor van las cosas y que incluso vuelven a sus países de origen cuando las cosas van bien por allí.

Esta explicación me ha parecido muy interesante. Esta explicación se puede aplicar a lo que ha sucedido en España en los últimos años: los tipos de interés se fijaban por los intereses de Francia y Alemania, que atravesaban una situación de crisis, y en cambio aquí las cosas iban bien. Unos tipos bajos nos hicieron crecer todavía más y crearon la burbuja inmobiliaria (aparte de hacernos recibir mucha inmigración por lo boyante de nuestra economía)... Nuestra única vía de escape ante una inminente crisis es emigrar o soportar cifras de paro más altas (eventualmente estos parados aceptarán salarios más bajos y volveremos a ser competitivos).

Vía | Paul Krugman

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos