Compartir
Publicidad
Publicidad

Qué hacer cuando empresas dominantes meten la pata

Qué hacer cuando empresas dominantes meten la pata
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El artículo vinculado nos habla de grandes errores cometidos por empresas en el pasado, incluso empresas dominantes en sus sectores, que les ha impactado de forma significativa. Cuando Coca Cola, por ejemplo, dominante que es, comete errores estratégicos, lo sufre en sus propias carnes, a través de sufrir una reducción importante de sus ventas. Este tipo de impacto suele conseguir que los directivos tomen en serio el tema y actúen para remediarlo.

Existen otros casos donde las cosas no son tan fáciles. Cuando empresas son tan dominantes o, peor, cuando te tienen atado de alguna forma, sus malas prácticas y errores no se castigan de la misma forma. Puede que los consumidores no tengamos alternativas para poder hacerles sufrir, o las alternativas que tenemos no son muy atractivas, ya que castigan más al consumidor que a la empresa que se equivoca.

En el pasado, cuando Google hacía algo que no gustaba, por ejemplo en su manejo de información privada, es verdad que teníamos la posibilidad de no usar su buscador pero, como se había establecido como un servicio tan dominante, no era fácil ir a las alternativas. No obstante, por lo menos el consumidor podía hacerlo. Ahora, con la proliferación de alguna alternativa más, es algo más fácil encontrar alternativas aceptables y, eso hace que la empresa tenga más cuidado en el trato de sus clientes.

Hay casos como el de Facebook, que ya es dominante en su sector, donde las cosas no son tan fáciles para sus clientes. La ventaja para Facebook de cómo funciona su sistema es que tiene bastante atado a sus clientes por el tiempo y el esfuerzo de haber creado parte importante de tu vida interactiva en sus páginas, haciendo el lugar tu centro. Añadido a esto es que sus clientes también están atados por la red de amigos y contactos que han creado en sus páginas, haciendo que parte importante de las actividades sean conjuntas y compartidas.

Una decisión de buscar servicios alternativos es muy complicado y muy laborioso, por todo el trabajo necesario para cambiar la vida online de un lugar a otro. Además, la decisión debe ser conjunta ya que, si tus 'amigos' no te siguen, has perdido todo el valor del cambio.

Este tipo de situación convierte a empresas como Facebook en cuasi monopolios y sus actividades se deben ver en ese contexto. Por eso sus actividades y sus decisiones no pueden ser tratadas como si fueran de una empresa privada en un sector competitivo donde las disciplinas del mercado sirven para controlar los excesos. No debe sorprender que esa empresa se mete en 'líos' de confidencialidad y tratamiento de datos, incluso de quién es la información, y cuando anuncian cambios en la estructura de sus páginas y de sus características, incluso en los lanzamientos de nuevos servicios, cuando se equivocan reciben críticas pero pocos castigos.

Las empresas no deben pensar que pueden hacer lo que quieran, no importa la posición dominante que tengan y no importa el dinero que tengan. Por eso la protección de los clientes/usuarios es primordial e infracciones deben ser castigadas. El reto es ver cómo, cuándo, cuánto y de qué forma.

Siendo un sector muy rápido en su crecimiento y en sus cambios, no es fácil establecer marcos para controlar las actividades de este tipo de empresa y lo que se suele ver en estos momentos es que las autoridades entran a posteriori para intentar controlar y cambiar el pasado. Eso es lo que hemos visto con los litigios de los reguladores en Estados Unidos y en Europa contra Microsoft hace unos años, ahora contra Google y seguro que en el futuro próximo contra Facebook.

Vía | BBC Mundo En El Blog Salmón | Facebook vende la información personal de sus usuarios Imagen | fbouly

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos