Publicidad

Carlo Ponzi, el vividor que engañó a EEUU

Carlo Ponzi, el vividor que engañó a EEUU
7 comentarios
HOY SE HABLA DE

Carlo (Charles) Ponzi se suele considerar el inventor de los sistemas Ponzi, aunque no es el primero. En España tuvimos a Baldomera Larra, hija de Mariano José de Larra que llevó un sistema Ponzi en Madrid antes que Ponzi. Pero quizás los sistemas Ponzi llevan toda la vida siempre que haya una acumulación suficiente de personas y dinero en algún lugar.

Desde el escándalo de Bernie Madoff que se descubrió que había estafado a la élite neoyorkina y que ha sido relatado en varias películas, al jamonero de Trevelez en la alpujarra granadina que fue detenido en la República Dominicana después de haber llevado un entramado societario que le permitió estafar a cientos de personas de uno de los entornos rurales más humildes de Andalucía, los esquemas Ponzi son parte de la economía, y me temo que van a seguir siéndolo.

Carlo Ponzi, de vivir la vida en Roma a la cárcel en Norteamérica

Charles Ponzi

Carlo Pietro Giovanni Guglielmo Tebaldo Ponzi nació en Parma, Italia, el tres de Marzo de 1882. Su familia tenía ciertas capacidades económicas. “Estudió” cuatro años en la Sapienza Università di Roma. Pero lo de estudiar no era para Carlo, que pasó estos cuatro años más bien festejando las mismas. El mismo reconoció al New York Times que allí fue un derrochador.

Enviado en 1903 con 200$ a EEUU y trajes de calidad, Ponzi se jugó y perdió la mayor parte de su dinero en el trayecto, desembarcando con tan sólo dos dólares y medio. Después de varios trabajos menores como camarero en Nueva York y pintor de carteles en Florida, Ponzi se fue a Montreal donde estuvo trabajando en un banco, el Bank Zarossi que daba servicio a inmigrantes (aprovechándose de ellos con altos tipos de interés). En 1907 Las autoridades canadienses lo descubrieron falsificando un cheque y por este motivo fue a la cárcel de este país. Allí Carlo convenció a distancia a su madre diciéndole que trabajaba en la cárcel como administrador, no que era un preso más.

Después de este intento, Ponzi volvió a ir a la cárcel en Atlanta dos años, tras intentar colar a cinco inmigrantes. Ponzi estaba camino de ser una especie de criminal menor, pero la vida le tenía reservada otros destinos.

Cómo hacer mucho dinero ¿legal?

Coupon Response

En 1918 Carlo conoció a la mujer con la que se casaría, Rosa Gnecco, hija de un tendero de un ultramarinos de Boston con la que se casaría siete meses después. Ponzi intentó varios trabajos, incluyendo trabajar para el padre de Rose. Rose quería una vida simple con una casa con niños, y se perdía en los sueños de riqueza de Ponzi que quería que su mujer pudiera derrochar 100$. Ponzi llegó a empeñar su reloj y anillos de Rose para salir adelante.

En 1919 Ponzi intentó establecer una revista de negocios internacionales. Pidió un préstamo de 2.000$, pero este fue denegado por el presidente del banco en persona. Pero un periodista español interesado en la publicación, le enviño una carta con un International Reply Coupon o Coupon-Réponse International en francés. Estos son unos pequeños cupones que algunos países venden y que permiten ser canjeados en el destino por un sello internacional. Es decir, pagamos los costes postales de que nos responda el receptor de la carta. Ponzi cangeó el cupón por dinero y descubrió algo muy interesante.

Las divisas europeas estaban devaluadas por los estragos de la primera Guerra Mundial, lo que hacía que le entregaron un aproximadamente un 10% más de lo que habñia pagado el periodista español porque el tratado de la UPU no se había modificado. Eso permitía cierta capacidad de arbitraje entre geografías. Además al ser tratados internacionales, Ponzi no estaría violando la ley al ganar dinero. Podía pagar a agentes en Europa que compraran cupones y recuperar su valor incrementado en EEUU.

La gran estafa

Ponzi rápidamente buscó inversores para su negocio. Montó la Securities Exchange Corporation y contrató a vendedores a los que les daba una comisión del 10%. Además estos podrían llevarse una comisión del negocio que le trajeran los subagentes, un 5%. Ponzi prometía a sus inversores un 50% en 45 días o duplicar la inversión en 90 días. Pero Ponzi empezó a pagar a los viejos inversores con el dinero de los nuevos, y aquí está lo típico de los sistemas Ponzi, pagar a los inversores con el dinero de los nuevos incautos. Y convencer a los inversores que mantengan su inversión. No muy distinto de lo que 80 años después haría el jamonero de Tevélez que hemos mencionado antes.

Ponzi

Ponzi llegó a tomar 10 millones de dólares de 20.000 inversores. Se compró una mnasión con piscina aclimatada y aire acondicionado. Prometió una donación de 100.000 dólares a un albergue infantil. También compró el banco que había rechazado su préstamo para darse el gusto de despedir a su director. También se paseaba por Boston en una limusina con chófer y un bastón con el mango de oro.

El 26 de julio de 1920 el Boston Post descubrió que para que las inversiones de Ponzi tuvieran sentido tendría que haber habido alrededor de 160 millones de cupones en circulación, pero que según el servicio postal de EEUU sólo había unos 27.000. Los inversores fueron corriendo a las oficinas de Ponzi, este les entregó dos millones en efectivo así como café y rosquillas, para que se quedaran tranquilos. No obstante no fue suficiente, el 12 de agosto de 1920 fue acusado de 86 cargos de fraude postal. Su esposa Rose salió inocente y libre de todo sospecha, no como Ruth Madoff, sobre la que hubo sospechas 90 años después.

Carlo Ponzi pasó tres años y medio en prisión federal, cuentan que había gente que seguía creyendo en él y le daba sobres de dinero en la cárcel para que los invirtiera. A su salida le esperaban cargos estatales, pero consiguió escapar e ir a Florida donde vendiendo terrenos pantanosos prometía retornos del 200% en 60 días. Allí fue capturado y condenado de nuevo. Afeitó su cabeza y se dejó bigote, pero aun así fue capturado en Nueva Orleans y enviado a Massachussets de nuevo. Fue deportado tras su liberación, ya que nunca adquirió la nacionalidad estadounidense.

Pasó los últimos años de su vida en Río de Janeiro, donde volvió a ser pobre y a veces trabajaba de traductor. Murió en un hospital de beneficencia en 1949. Antes de fallecer concedió una última entrevista afirmando que había causado el mayor espectáculo en el país desde que llegaron los peregrinos, y que eso bien merecía los quince millones de dólares.

Pregunta los lectores, aparte de Ponzi, Madoff, el jamonero de Trevélez y Baldomera Larra ¿qué más esquemas piramidales patrios conocen?

Más información | New Englad Gistorical Society, Biography, All that Is Interesting, The Simithsonian Magazine,

En El Blog Salmón | La crisis financiera del año 33 en el Imperio Romano

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios