Compartir
Publicidad

El sector financiero sustituye al tabaco como motor de la Fórmula 1

El sector financiero sustituye al tabaco como motor de la Fórmula 1
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Fue en 1968 cuando un fórmula 1 llevó publicidad ajena al sector del motor en una carrera por primera vez. La marca que se publicitaba era Imperial Tobacco. Durante las décadas siguientes, las marcas de tabaco fueron la principal fuente de ingresos en las carreras automovilísticas.

De manera incipiente la legislación europea empezó a limitar la publicidad del tabaco. Esto supuso una importante amenaza para la Formula 1 ya que la mayoría de circuitos transcurrían territorio europeo.

Hasta Alain Prost, cuyo hermano murió de un cáncer de pulmón, aseguraba hipócritamente que la publicidad no atraía nuevos consumidores sino que sólo trataba que los actuales fumadores cambiaran de marca. A pesar de los múltiples intentos del lobby tabaquero, se prohibió el patrocinio de competiciones deportivas en la mayoría de países europeos.

Para mantener el interés de la industria tabaquera, Ecclestone abrió paso al desarrollo de Grandes Premios en países en desarrollo con una legislación más permisiva para la publicidad del tabaco. También trataron de burlar la prohibición mediante el uso de logos similares pero las administraciones fueron inflexibles y las compañías tabaqueras fueron abandonando una a una el gran circo. Una de las últimas fue la tabaquera japonesa Mild Seven que patrocinó a Renault hasta el pasado año. La única que se mantiene en la competición es Marlboro con su relación con Ferrari, a pesar de que en la mayoría de grandes premios no puede lucir su marca.

Pero el automovilismo logró captar la atención de otros sectores. Lo que pocos podían imaginar hace unas décadas es que las entidades financieras fueran las que cogieran el relevo.

Si antes se trataba de entidades que operaban exclusivamente en su país de origen, la globalización financiera y la libertad de movimiento de capitales ha hecho que precisen de marcas globales.

Las últimas en incorporarse al gran circo han sido Santander patrocinando a McLaren e ING con Renault. Pero no son los únicos. Royal Bank of Scotland y Allianz apoyan a Willians. Los BMW Sauber promocionan a Credit Suisse por los circuitos de todo el mundo.

Los automóviles de Spyker reciben el apoyo de la gestora de hedge funds Superfund y de la compañía de leasing Leaseplan. Únicamente las escuderías japonesas de Honda y Toyota y las relacionadas con Red Bull no tienen patrocinadores financieros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos