Compartir
Publicidad

¿Portugal tiene un pie fuera del Euro?

¿Portugal tiene un pie fuera del Euro?
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las dos últimas semanas han resultado bastante ‘duras’ para los países con mayor riesgo de quiebra en la Unión Europea, a causa del repunte de la desconfianza respecto al grado de solvencia de Irlanda. Uno de los países más afectados por esta situación, al margen de la propia Irlanda, es Portugal, que mediante unas declaraciones de su Ministro de Exteriores, Luis Amado, ha afirmado que a causa de las discrepancias en la solución política a la crisis económica de su país, se podría incluso producir una salida de la moneda única.

Desde hace algunos meses, Portugal está inmerso en un proceso político de determinación de un nuevo equipo de gobierno con el objetivo de dar una respuesta rápida a la crisis que tiene sumido al país, y revitalizar de manera pronta la actividad económica de su particular letargo, en una situación que califican de ‘extrema’.

La economía portuguesa presenta grandes semejanzas con la española, como por ejemplo en el reparto de la producción por sectores de actividad, y especialmente,  en la importancia cuantitativa del sector servicios, además de compartir grandes similitudes en lo cultural. Al igual que a España, el Euro le ha traído grandes beneficios como por ejemplo la estabilidad monetaria, la disciplina financiera y el progreso comercial con los países signatarios de la moneda única, entre otros muchos.

Desde el año 1999, año en el que nació el Euro, los países de la eurozona cedieron sus políticas monetarias a la moneda única, viéndose despojados de ciertas ‘herramientas’ que les permitieron dirigir sus economías, en pro de una política monetaria común, en el marco de uno de los procesos de integración regional más ambiciosos de la historia, con grandes beneficios de carácter trasversal, que el paso de los años ha ido consolidando.

Es obvio que olvidar los esfuerzos realizados para el cumplimiento de los cinco criterios de convergencia de Maastricht, no es tarea fácil, además de ser un flamante error. Por tanto, las afirmaciones de su Ministro de Asuntos Exteriores, además de ser poco creíbles por el calado del asunto, me resultan demasiado simplistas, asumiendo que los problemas económicos de nuestros vecinos ibéricos se pudieran solucionar única y exclusivamente con su salida del euro, en un país que ha obtenido las mayores cotas de credibilidad y de rigor financiero dentro de la eurozona.

No me quiero ni imaginar las drásticas consecuencias que tendría la culminación de este rumor en una economía periférica como la portuguesa. Aún recuerdo la inestabilidad de nuestra peseta en el año 1992, la inflación de dos dígitos y los perniciosos efectos que una economía monetaria a la deriva puede sufrir, no creo que sea lo deseable.

Vía | Reuters
En El Blog Salmón | Rendida Grecia, Portugal será el próximo objetivo de los especuladores
Imagen | aussiegall

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio