Compartir
Publicidad

Así ha evolucionado el paro en España desde que estalló la crisis

Así ha evolucionado el paro en España desde que estalló la crisis
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mañana del 15 de septiembre de 2008 despertábamos sobresaltados con la noticia de la quiebra de Lehman Brothers, uno de los mayores bancos de inversión del mundo. La imagen de los empleados de la entidad abandonando la sede del banco mientras portaban cajas de cartón con sus cosas personales dio la vuelta al mundo.

La factura para la economía de Estados Unidos fue de 22 billones de dólares, pero la cosa no quedó ahí. El seísmo financiero que provocó la bancarrota de este gigante incendió los mercados y arrasó la economía mundial provocando una crisis global de la que muchos países, entre ellos España -que además comenzaba a sufrir su particular crack por la burbuja inmobiliaria- aún no ha conseguido salir.

Prácticamente una década después de la mayor crisis del siglo, la economía española sigue avanzando para salir del pozo y recuperar los niveles de bienestar previos a la crisis. Aunque multitud de indicadores económicos apunten a que la recuperación es un hecho consumado, a España se le sigue atragantando una asignatura: el paro.

Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), a día de hoy hay en España prácticamente el doble de parados que hace diez años: al finalizar 2007 había en España 1.942.000 parados, frente a los 3.766.700 de parados con los que se ha cerrado 2017. La tasa de paro en 2007 era del 8,57%. Hoy es el doble: el 16,55%. Además, en la última década se han perdido 1,72 millones de ocupados: de 20.717.900 ocupados hemos pasado a 18.998.400.

De "la Champions League" al colapso total

Captura De Pantalla 2018 01 26 A Las 11 53 28

La tabla que acompaña al post no deja lugar a dudas: el paro es el principal problema de la economía española. Se podría decir que en la última década hemos superado todos los récords negativos de desempleo conocidos hasta la fecha. Por suerte, la situación va mejorando, aunque el ritmo de mejora es demasiado lento.

Podemos tomar como referencia la menor tasa de paro registrada en la historia de nuestro país: 7,93% en el segundo trimestre de 2007. Ese mismo año José Luis Rodríguez Zapatero proclamaba en el Congreso que España jugaba en "la Champions League de las economías mundiales". Había motivos para estar contentos: al calor de la burbuja inmobiliaria lográbamos cifras de empleo históricas. ¡Qué tiempos!

Al otro lado del charco, la crisis de las hipotecas basuras en Estados Unidos desencadenaba la caída de Lehman Brothers y la economía mundial se rompía en mil pedazos. Como consecuencia, dejaron de financiarse hipotecas y muchos constructores no pudieron terminar sus promociones porque no encontraban compradores. Poco a poco la lista del paro absorbía a los obreros procedentes de la construcción y la tasa de paro comenzó a dispararse en todas las provincias de España.

La tasa de paro prácticamente se duplicó en año y medio y al finalizar 2008 se situaba en el 13,79%. El número de parados pasó de 1.773.200 personas a mediados de 2007 a 3.206.800, casi el doble a finales del año siguiente. En el primer trimestre de 2009 la crisis se agudizó y más de 800.000 personas se sumaron a la lista de parados, que ya superaba los 4 millones de personas.

La situación económica comenzaba a ser apocalíptica, pero no había hecho más que empezar. Al finalizar 2009 la tasa de paro ya ascendía al 18,66%. Se habían destruido dos millones y medios de empleo en solo tres años.

Entre 2009 y 2010 se perdieron 367.000 empleos en España; entre 2010 y 2011, 585.000 empleos más; y de 2011 a 2012, 734.000. El mercado laboral español tocó fondo en el primer trimestre de 2013: 6.278.200 parados, apenas 17 millones de ocupados y una tasa de paro del 26,94%. Respecto a 2007 se habían destruido 4,5 millones de puestos de trabajo. ¡Cuatro millones y medio! En algunas regiones, como Andalucía, la tasa de paro superaba el 36%.

2013, el año de la recuperación

paro-empleo

La economía española comenzó a dar pequeñas señales de recuperación en 2013. Al finalizar ese año la tasa de paro se había reducido unas décimas, hasta el 25,73%, y el número de parados también disminuyó tímidamente. Brotes verdes lo llamaron algunos. En los años siguientes las cifras continuaron mejorando.

Entre 2013 y 2014 el número de desempleados se redujo en medio millón de personas y la tasa de paro bajaba al 23,7%. Un año después, en 2015, casi 700.000 personas dejaron de estar parados y la tasa de paro se situaba en el 20,9%. En 2016 la recuperación seguía en marcha: el número de parados cayó en más de medio millón de personas y la tasa de paro siguió bajando hasta el 18,63%.

Las cifras de ocupación también mejoraban poco a poco, aunque a un ritmo menor: si en el primer trimestre de 2013 había 17 millones de ocupados, dos años después, al acabar 2014, esta cifra se había incrementado en medio millón de personas. La ocupación siguió creciendo a un ritmo de medio millón de personas por año, por lo que a finales de 2016 en España había 18,5 millones de ocupados, aún lejos del récord de 20,5 millones de ocupados de 2007.

ocupación

2017 ha sido el año de la consolidación de la recuperación del mercado laboral, como se desprende de la EPA que analizamos ayer mismo en estas páginas. Durante los últimos doce meses el paro ha bajado en 471.100 personas y la tasa de paro se ha reducido en 2,09 puntos hasta el 16,55%.

La ocupación también se consolidó el pasado año y, a un ritmo parecido al de años anteriores, se crearon 490.300 empleos en 2017. De esta forma, el número total de ocupados asciende a 18.998.400 personas. Por tanto, diez años después, aún faltan alrededor de 1,7 millones de empleos para llegar al nivel previo a la crisis.

Los datos hablan por sí solo. ¿Estamos mejor que hace unos años? Sí, por supuesto. Pero, ¿estamos mejor que hace una década? Por desgracia, aún no. La tasa de paro en España sigue siendo un despropósito si la comparamos con la de nuestros vecinos europeos. Sigue pendiente una nueva reforma del mercado laboral que otorgue mayor flexibilidad y que siente las bases para que se pueda generar empleo de calidad durante la próxima década.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos