Publicidad

¿Por qué funcionan tan mal los servicios públicos de empleo?

¿Por qué funcionan tan mal los servicios públicos de empleo?
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los Servicios Públicos de Empleo (SPE) está siempre en el objetivo de la opinión pública de los españolas, ya que el problema del paro es uno de los problemas que más preocupa entre los españoles.

La Comisión Europea apunta a graves deficiencias en la gestión de estos servicios, y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha confirmado lo que pensaban desde Europa, ya que existes deficiencias en el control y la fiscalización de las Políticas Activas de Empleo (PAE).

Nos podemos preguntar: ¿Cuáles son las causas establecidas por la Comisión Europea y Airef para que los servicios públicos de empleo no funcionen tan bien como lo tendrían que hacer?

Los SPE a parte de modernizarse necesita más personal para atender el volumen de demandantes de empleo españoles

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha constatado que existe bastantes puntos para mejorar la gestión, y ha propuesto revisar el funcionamientos de los Servicios Públicos de Empleo (SPE).

Se aprecian diferencias de calidad del servicio entre las diferentes comunidades autónomas y coinciden con los peores rendimientos con altas tasas de paro, pero las deficiencias de las oficinas de empleo de las comunidades autónomas no se deben de forma exclusiva a la gestión sino a la falta de personal.

El funcionamiento de los Servicios Públicos de Empleo (SPE) en España se debe realizar teniendo en cuenta las fuertes restricciones que, sobre la eficiencia de su servicio, introducen grandes carencias en los recursos humanos que los gestionan.

Cada persona de los Servicios Públicos de Empleo (SPE) atiende a 6 veces más demandantes de empleo que la media que tiene de la Unión Europea en referencia a los mismos servicios.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) también concluye que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), sin tener en cuenta los servicios de las comunidades autónomas, realiza de media 1.026 demandantes de empleo por cada empleado del servicio, frente a la media en Europa que se sitúa en 135, es decir, 6 veces más de trabajo.

Además, de los problemas existentes en la modernización de la gestión y la urgencia en la reforma de los Servicios Públicos de Empleo (SPE) que sea completada con un incremento de la plantilla.

Los SPE no están conectados con las necesidades del tejido empresarial español

En España, históricamente, siempre ha habido una excesiva cifra de desempleados, alrededor de 3,3 millones de parados, comparando con nuestro vecinos europeos. Los Servicios Públicos de Empleo (SPE), por la falta de personal, dedican su tiempo a la gestión de prestaciones económicas de desempleo, en contra de la intermediación, orientación laboral y el servicio a empresas.

Esto provoca que los Servicios Públicos de Empleo (SPE) no se conecten con el tejido empresarial español y, de esta manera, no se conocen desde los servicios públicos las necesidades que tienen las empresas, lo que haría una mejora en el servicio prestado y su funcionamiento.

La única manera de conocer las necesidades que tiene el tejido empresarial en España es realizar visitas de forma periódica, lo que facilitaría la función de intermediación que tiene asignado los Servicios Públicos de Empleo (SPE) y así poder conocer los perfiles buscados, nivel de retribución, cualificaciones solicitadas...

Nos podemos fijar como se gestionan los servicios públicos de empleo en Alemania, ya que en tiempos de crisis pueden tener déficit a través de provisiones para préstamos y ayudas. Es decir, los servicios pueden actuar como estabilizadores durante las recesiones sin que se interrumpan el pago de las prestaciones de desempleo ni los programas de empleo.

Los SPE deben absorber los cambios tecnológicos y la rotación en el mercado de trabajo

Influye en los Servicios Públicos de Empleo (SPE) los factores de la demografía, la rotación mercado de trabajo, las indemnizaciones de desempleo, las ayudas a la vuelta al trabajo, el sistema formativa si se adapta a las demandas empresariales, el presupuesto a la activación de Políticas Activas de Empleo (PAE)...

Todo esto no es excusa para dejar de optimizar los recursos humanos que gestionan los Servicios Públicos de Empleo (SPE), y a la vez mejorar la coordinación entre las diferentes administraciones, es decir, entre la estatal y las comunidades autónomas.

Los Servicios Públicos de Empleo (SPE) y en este caso el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), se ocupa de la gestión de la pago de las prestaciones por desempleo, como los servicios de las comunidades autónomas que tienen transferidas en materia de empleo y formación, compartan los mismos objetivos con una gestión común de seguimiento y control para evitar deficiencias.

Es decir, todos los organismos deben remar hacía el mismo lado para obtener mayores resultados a un menor coste y optimizar los recursos existentes. De paso, no estaría mal realizar evaluaciones y seguimientos para medir el impacto de las políticas públicas para así tomar decisiones en función de los resultados obtenidos.

Así se podría proporcionar estrategias para el desarrollo de los desempleados y la integración social junto con la formación que están demandando las empresas españolas, facilitando a los Servicios Públicos de Empleo (SPE) absorber los cambios tecnológicos y la rotación del mercado de trabajo.

En El Blog Salmón | Así es la renta mínima que propone la AiREF

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir