Compartir
Publicidad

Cambiamos Montoro por Montero: así es la nueva Ministra de Hacienda de España

Cambiamos Montoro por Montero: así es la nueva Ministra de Hacienda de España
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podemos hacer la broma fácil de que cambiamos de Montoro por Montero. A parte de esta broma, Montero se le reconoce, incluso políticos de otros partidos, una gran capacidad de trabajo, negociación, pedagogía política y empatía con sus rivales.

Se puede decir que la elección de Pedro Sánchez para su Gobierno y para el puesto de nueva Ministra de Hacienda es acertada. Es una de las mujeres con más peso dentro del gobierno de Susana Díaz en Andalucía.

Nos podemos preguntar: ¿Quién es María Jesús Montero y que ha hecho para ser ministra de Hacienda?

Un médica al frente de la Hacienda y Administración Pública de Andalucía

Montero con sus 52 años además de política es médica y tiene 2 hijas. Militó durante su juventud en el Partido Comunista y entró como independiente en el Gobierno de Susana Díaz en Andalucía en 2002, como viceconsejera de Salud.

Antes había sido directora médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Es la persona más experimentada y veterana del nuevo gobierno, 16 años en el Consejo de Gobierno. Fue consejera de Salud y Bienestar Social en el gabinete de Manuel Chavez, cambió a la cartera de Hacienda y Administración Pública en el mandato de Griñán, y se mantuvo en el cargo de Susana Díaz.

Ha negociado y sacado adelante los últimos 3 presupuestos autonómicos con Ciudadanos, el partido que apoya al Gobierno de Andalucía durante esta legislatura y también de haberlos negociado con Izquierda Unida, socio en el anterior mandato del PSOE.

También consiguió el cumplimiento de las exigencias económicas del Gobierno del PP como el objetivo de déficit en la Comunidad Andaluza.

La nueva ministra de Hacienda se ha ganado el respecto de muchos políticos y la confianza de 3 presidentes andaluces, y ahora del presidente Pedro Sánchez. Montero ha sabido vender la imagen del gobierno andaluz, primero desde Salud con el derecho a una muerte digna, y la médica o al diagnóstico genético preimplantatorio.

El nombre de Montero ha sonado entre las quinielas para ser la sucesora de la presidenta andaluza, Susana Díaz, cuando los socialistas andaluces daban por hecho que iba a ganar la batalla de las primarias con Pedro Sánchez.

Reunificación del PSOE

María Jesús Montero va a Madrid siendo una de las políticas menos conocidas fuera de la región andaluza. Su nombramiento para una de las carteras más importantes del gobierno español se puede dar diferentes interpretaciones.

Por una parte, sirve para unir al PSOE de las primarias que enfrentó a Pedro Sánchez y Susana Díaz, en tanto que el presidente ha aceptado la propuesta que viene de la federación del PSOE de Andalucía.

Montero no se caracteriza por ser cercana a Susana Díaz, no tiene peso dentro del PSOE andaluz, de hecho, hasta hace nada no estaba afiliada en él. Pero si ha estado con Susana Díaz durante las últimas primarias de partido.

Susana Díaz ha dado su apoyo a que surgiera algún ministro del PSOE andaluz, y esa confianza se ha materializado en el nombramiento de María Jesús Montero como ministra de Hacienda. Sánchez y Díaz han dado un paso para la reconciliación en el poder para prolongar un pulso que no beneficia a nadie ahora que se ha llegado a la Moncloa.

Con esto se ha procedido a una reunificación del PSOE desde que se inició una guerra que dejó al partido enfrentado, hace casi 2 años de eso. El nuevo nombramiento aporta otros significados, tanto para el gobierno central, como para la situación en Andalucía.

El gran logro de Montero el modelo de financiación autonómico

Montero ha sido la valedora de la reforma del modelo de financiación autonómica, que el gobierno andaluz ha convertido en la piedra angular en su agenda política. Montero y su equipo diseñaron la propuesta del país de reforma del sistema de financiación autonómico, un documento pactado entre los partidos de la oposición.

Su propuesta de reforma planteó al Gobierno central una inyección de 16.000 millones de euros más a la caja de las comunidades autónomas, de los cuales 4.000 millones de euros correspondían a la Comunidad de Andalucía.

También propuso que las regiones acapararan más ingresos que los impuestos que ahora gestiona de forma mayoritaria el Gobierno central, como el impuesto de IVA o los impuestos especiales.

Gracias a Montero se ha cumplido los objetivos de consolidación fiscal, marcados por Bruselas y por el Gobierno central, la reducción de la deuda por debajo de la media de España, la reducción del tiempo de medio de pago a los proveedores, y la solicitud al Ministerio de Hacienda para que abandone el FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) y vuelva a financiarse en los mercados.

Susana Díaz usó esta herramienta para acosar al Gobierno del PP, y fue a la Moncloa para exigir una convocatoria urgente del Consejo de Política Fiscal y Financiera, y le pidió que reunadará el debate territorial, aunque el conflicto en Cataluña siguiera vivo.

Por tanto, nadie conoce mejor que Montero la situación de infrafinanciación de ciertas comunidades autónomas, porque es la que ha realizado las reclamación a Madrid de su comunidades autónoma de procedencia. Montero conoce a todos los consejeros de Hacienda, porque ha participado en todos los Consejos de Política Fiscal.

Ahora le va a tocar mediar entre todas las comunidades autónomas para luchar contra la financiación autonómica, aunque sólo sea para establecerla. Tenemos que tener claro que Montero llega a Hacienda con poco margen de maniobra y va a gestionar unos presupuestos realizados por el PP.

En El Blog Salmón | Estos son los retos económicos de Pedro Sánchez

Imagen | RTVE

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio