Compartir
Publicidad

Así son los Acuerdos de País que plantea el PSOE

Así son los Acuerdos de País que plantea el PSOE
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El PSOE está tratando de rehabilitar su marca y para ello, ha presentado 10 Acuerdos de País para transformar España, centrados en materia de pensiones, un pacto de rentas, un ingreso mínimo vital, un acuerdo para la igualdad, entre los diferentes temas que abarca.

No obstante, varios puntos integrados en estos 10 acuerdos de país, no establecen una postura previa del partido o bien una solución sino un objetivo final o simplemente la identificación de un problema.

Por ejemplo, en el acuerdo por las ciencia y reindustrialización, se afirma que el objetivo es que la industria aporte el 20% del PIB en la economía española en un plazo de 10 años pero no se determina cuál es el plan para alcanzar este objetivo determinado.

También, en el acuerdo para el rescate de los jóvenes, se indica que ellos han sido los principales pagadores de la crisis que han visto reducido su renta mediana en un 20% y que el número de jóvenes en riesgo de pobreza escaló hasta alcanzar uno de cada cuatro los jóvenes, situados en edades entre 16 y 24 años. Más allá de la identificación de este problema, no incorpora solución alguna.

Eab394aa Fb07 4ace A6c2 C63e7f74cb0c

En consecuencia, analizaremos las propuestas económicas más concretas que se establecen en estos 10 acuerdos de país.

E2ad0a71 840c 4bb4 8a4b Ecf8c68d19f7

Propuesta: Acuerdo por las pensiones

Las pensiones es sin duda uno de los grandes temas para España. El PSOE tiene intención de derogar la última reforma del sistema público de pensiones que aprobó el Gobierno del PP.Argumenta que la última reforma condena a pérdidas medias de jubilación para las próximas relaciones entre 30 y 40% de su cuantía.

Fea94621 4457 4c1c A025 7c770909130b

El problema de fondo del sistema de pensiones es el mismo que sucede en cualquier estafa piramidal: la ponlación trabajadora será incapaz de hacer frente a los “derechos adquiridos“ de la población jubilada o próxima a la jubilación. Las proyecciones demográficas actuales nos indican que para el año 2050 nos encontraremos prácticamente con un trabajador por pensionista, lo que se hace difícil imaginar como un trabajador, con su cotización puede pagar una pensión.

E5cacb54 5b61 4392 8558 6810d40b9c42

Asimismo, el partido de Pedro Sánchez pretende una aumento salarial de trabajadores, autónomos, empleados públicos con un incremento más ambicioso del salario mínimo interprofesional para así poder elevar las bases de lascotización e incrementar los niveles de recaudación de la Seguridad Social. Esta medida la repasaremos más adelante, pues se incluye en el “Pacto de Rentas”.

En último lugar, propone buscar nuevas fuentes de financiación complementarios a las cotizaciones. En este caso, la propuesta se basa en el impuesto a las transacciones financieras y un impuesto extraordinario a la banca que ayude a sostener el sistema público de pensiones.

Con estas medidas, el PSOE opta por un mayor nivel de confiscación y no por un sistema de capitalización. Es decir, una vez queda demostrado que la confiscación a la población trabajadora es insuficiente para mantener las promesas de la estafa piramidal, se explora otras vías de confiscación que en este caso quieren que recaiga en la banca.

Muchos pensarán que tiene coherencia la banca, la gran rescatada, sea quién se haga cargo del hundimiento del sistema de reparto. Pero hay varios errores en esta propuesta:

  1. La proyección de ingresos extra que prevén es insuficiente para satisfacer las necesidades adicionales del sistema de pensiones. Para 2018, se estima que un déficit de 15.500 millones de euros en la Seguridad Social y ambos impuestos recaudarían, en principio, 2.735 millones de euros según sus propios cálculos.

  2. La banca es el negocio más regulado del mundo por lo que una mayor fiscalidad deprimiría sus resultados. En este contexto, el escenario más probable es que terminara trasladándolo a sus depositantes la pérdida impositiva, afectando a los propios jubilados.

  3. Entre las medidas, se propone el impuesto a las transacciones financieras, una medida que allá donde se implantó ha terminado con consecuencias no deseadas, trasladando el negocio financiero (caso de Suecia) o con una recaudación que sólo llegó a la mitad de las proyecciones iniciales (caso Francia).

Propuesta: Un acuerdo por el ingreso mínimo vital y un acuerdo para una pacto de rentas

Otra de los grandes propuestas del PSOE es alcanzar un acuerdo que lleve a la creación de un ingreso mínimo vital, ya que afirma que un país no puedo aceptar que el 30% de los niños y niñas españolas vivan hogares con riesgo de exclusión social.

En este caso, el ingreso mínimo vital propuesto es muy detallado, lo percibirían aquellos hogares de bajos ingresos o aquellas personas con hijos menores a cargo en hogares bajo el umbral de la pobreza, distribuidos en tramos según rentas específicas.

Aea37d18 4e1c 4a3a A153 Bc346fd2bd22

En este caso, valoran que esta medida tendría un presupuesto de 6.450 millones de euros que se financiarían como prestación no contributiva de la Seguridad Social, mediante transferencia de los Presupuestos Generales del Estado, por lo que deberíamos un incremento de los impuestos o bien del déficit público.

C76030f0 Ed16 4ef2 8887 686600a71e80

Un ingreso mínimo de inserción tiene lógica en un contexto de pobreza real y no de riesgo de pobreza, es decir ausencia de rentas y de patrimonio que no permitan satisfacer las necesidades de consumo de una familia. El problema que tenemos es que la mayoría de métricas para valorar el riesgo de pobreza, utilizan parámetros que en su cálculo obvian la riqueza personal. La propuesta del PSOE menciona la ausencia de rentas no de riqueza o de patrimonio.

Por ejemplo, la Tasa Arope que mide el riesgo de pobreza y exclusión social incorpora en su cálculo los ingresos por unidad de consumo frente a la renta mediana disponible, unos determinados ítems para reflejar la carencia material severa (bienes de consumo) y la medición de personas que viven en hogares con muy baja intensidad de trabajo. Como vemos, en ningún caso se menciona el patrimonio personal.

Al no tener en cuenta el factor riqueza personal, podríamos llegar a la absurda conclusión que si Inditex o el resto de negocios de Amancio Ortega no repartieran dividendos, el multimillonario no recibiría ningún tipo de renta, por lo que la estadística nos diría que Amancio Ortega se encuentra en riesgo de pobreza y que debería recibir un ingreso mínimo.

Por otra parte, el PSOE propone un Pacto de Rentas que implicaría situar el salario mínimo en una cuantía de 1.000 euros para el año 2020 y reforzar los mecanismos de negociación colectiva para que se produzca un incremento de los salarios del 3% anual hasta el año 2021.

El PSOE parece olvidar que todo salario mínimo supone,de facto, que el Estado establezca una exigencia centralizada de un nivel de productividad marginal mínimo para que el trabajador pueda acceder al mercado laboral (independientemente del negocio o sector). En caso contrario, el trabajador se ve abocado a trabajar en el mercado negro o bien en situación de desempleo.

España, actualmente tiene la segunda tasa de desempleo más alta de toda Europa. Cuando un factor de producción es abundante, en este caso el factor trabajo, los precios tienden a estancarse o reducirse. Si los precios o salarios se incrementan artificialmente, obtenemos como resultado una menor capacidad del mercado laboral para absorber todo ese stock de parados, lo que supone una discriminación y condena al desempleo para grupos específicos.

La vía más rápida a corto plazo para subir los salarios, es mediante la bajada de impuestos, lo que supone devolver a los trabajadores lo que es suyo. Recordemos que el trabajador medio sufre una cuña fiscal del 39,5%, debido al IRPF y las cotización sociales. A ello, habría que añadir toda aquella fiscalidad indirecta y tributación sobre el patrimonio.

Acuerdo por la igualdad de género

El PSOE apuesta por la aprobación de una ley de igualdad laboral para poner fin a la discriminación salarial de género. En relación a esta ley no concede una orientación para poder valorar esta propuesta a fondo, aunque podemos examinar algunas pinceladas en el apartado Igualdad de su web:

  • Un sistema coeducativo que garantice la igualdad entre los sexos en todos los niveles (desde infantil hasta la universidad) y que incorpore los intereses, conocimientos e historia de las mujeres en el currículo.

  • Apostamos por una economía de la igualdad que dé valor económico al trabajo no remunerado que realizan las mujeres. Un trabajo invisible, que no se valora, ni se paga, ni se contabiliza.

Muchos creen que la brecha salarial de género se produce porque las empresas decide que si eres hombre tendrás un salario superior que si eres mujer, pero el problema no es ese... De hecho, si las mujeres cobrarán menos que los hombres por exactamente el mismo trabajo con los mismos niveles de productividad, el desempleo de las mujeres sería notablemente inferior al de los hombres porque las empresas optimizarían costes, contratando únicamente mujeres.

No obstante, según los datos de la EPA del cuarto trimestre 2017, el desempleo de los hombres era del 15%, mientras que el de las mujeres se situaba en el 18,4%, es decir, más de tres puntos porcentuales de diferencial en favor del género masculino.

El problema de raíz de la brecha salarial de género se debe a dos motivos en especial. En primer lugar, las mujeres son un género minoritario en campos altamente remunerados como las matemáticas, la informática y la ingeniería.por otra parte, la conciliación familiar recae especialmente en la mujer, lo que le lleva a mayores contratos parciales y consecuentemente una menor remuneración.

Aunque tiene múltiples interpretaciones la medida de un sistema coeducativo que garantice la igualdad entre los sexos en todos los niveles, establecer una ley de paridad en todas carreras universitarias o todos los estudios superiores, desplazaría la nota de corte a un segundo lugar, un hecho que no parece que tenga mucha lógica ya que se presupone la valía del estudiante en primer término y no al género que pertenece.

El PSOE identifica acertadamente que las mujeres tienen un mayor peso en el hogar tanto para la conciliación como para el reparto, en horas, de tareas domésticas sin remuneración alguna. La pregunta es si un estado puede controlar o regular efectivamente ese aspecto ¿Se obligará a firmar a las parejas contratos de horas por las tareas domésticas realizadas y que ambas partes intercambien rentas por las tareas domésticas realizadas o el cuidado de los hijos?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos