Compartir
Publicidad

PIB de Estados Unidos se contrae a un ritmo anual de -2,9%, la mayor caída trimestral en 5 años

PIB de Estados Unidos se contrae a un ritmo anual de -2,9%, la mayor caída trimestral en 5 años
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La economía de Estados Unidos se contrajo a un ritmo mucho mayor que lo estimado previamente en el primer trimestre para registrar su peor desempeño en cinco años, como muestra la gráfica, demoliendo la creencia de que la primera economía del planeta ha tenido una recuperación sólida. El Departamento de Comercio indicó hoy que el producto interno bruto cayó a una tasa anual de -2.9 por ciento, en lugar del -1,0 por ciento que se había informado en mayo, y del +0,1 por ciento estimado en abril.

Si bien los problemas de la economía se han culpado a un invierno inusualmente frío y a una sequía de larga data que asola Estados como Texas o California, donde se recupera el agua de las duchas y sanitarios para volver a emplearla, la magnitud de la caída sugiere muchos otros factores en juego más allá de los relacionados al clima. Estados Unidos se enfrenta a lo que hemos llamado un estancamiento secular, o de largo plazo, por la debilidad de su sector industrial, los enormes bolsones de desempleo y la existencia mayoritaria del llamado "trabajo precario", un fantasma que también se ha incrustado en Europa con las débiles señales de crecimiento y el nulo repunte del empleo. Aunque los gobiernos digan lo contrario y lancen cifras optimistas, el empleo nunca más volverá a los niveles existentes antes de la crisis desatada en 2008.

Para Estados Unidos, el crecimiento se rebajó 3,0 puntos porcentuales desde la primera estimación que hizo el gobierno en abril, cuando sostuvo que la economía tendría una expansión del 0,1 por ciento. La diferencia entre la segunda y la tercera estimación fue la más grande en los registros que se remontan a 1976. El dato del PIB dado a conocer hoy se basa en los registros más completos disponibles y se diferencia de los anteriores fundamentalmente en los datos de consumo. Como señalamos anteriormente, la inversión privada tuvo un descenso de 11,7 por ciento y el PIB había sido impulsado por los datos del consumo privado. El consumo se había estimado anteriormente con un alza de 3,1 por ciento, estableciéndose ahora en el 1 por ciento. Si entendemos que el consumo representa el 70 por ciento del PIB de Estados Unidos, podemos comprender el por qué la caída del PIB ha resultado tan demoledora.

Los efectos del cambio climático

Se estima que el mal tiempo pudo haber reducido el crecimiento hasta en -1,5 por ciento el primer trimestre. Los efectos del cambio climático, que Estados Unidos siempre ha negado, comienzan a pasar factura. La demanda de transporte, maquinaria, computadoras y productos electrónicos, sufrió una caída del 17 por ciento. Los pedidos de estos productos, que van desde tostadoras de pan a las aeronaves y que están destinados a durar tres años o más, cayeron por primera vez en tres meses. A su vez, las exportaciones se redujeron a una tasa de 8,9 por ciento, en lugar de un ritmo del 6,0 por ciento, lo que resulta en un déficit comercial que cortó 1,53 puntos porcentuales al crecimiento del PIB. El débil crecimiento de las exportaciones está relacionado con las gélidas temperaturas durante el invierno.

Estos datos echan por tierra la recuperación de Estados Unidos y de la economía global. La economía se encuentra plagada de burbujas especulativas y a los lectores de este blog no debe sorprender que hasta el BCE y Wolfgang Schauble comiencen a hablar de nuevas burbujas inmobiliarias a punto de estallar, como ya lo hizo el Fondo Monetario Internacional siguiendo lo que hemos apuntado en numerosos post. La economía global se encuentra en las proximidades de un círculo de acreción y será sacudida por un nuevo tsunami financiero que esta vez no podrá contar con apoyos de los gobiernos y de las instituciones que deberían vigilar la estabilidad del sistema. Todas las instituciones monetario-financieras como el FMI, el Banco Mundial o los bancos centrales no han hecho más que cuidar las espaldas de la banca, saqueando los ahorros y la riqueza de los contribuyentes, expropiando el derecho al trabajo, agotando los recursos del planeta y transfiriendo riqueza de los más pobres a los más ricos. La economía se acerca a una nueva recaída y lo de hoy puede ser el comienzo del declive.

En El Blog Salmón | Economia de Estados Unidos se contrae a su nivel más bajo en tres años, Lento crecimiento de Estados Unidos confirma el estancamiento secular de la economía mundial
Más información | El Economista, U.S. Department of Commerce

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos