Compartir
Publicidad
Publicidad

Diez formas de juzgar al Presidente de EEUU o al jefe

Diez formas de juzgar al Presidente de EEUU o al jefe
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

He encontrado esta lista de las diez formas de juzgar al nuevo presidente de Estados Unidos. No obstante, redefinidas, también se pueden considerar para juzgar a cualquier jefe.

A continuación resumo las diez formas que nos dan y posteriormente, doy mi traducción para evaluar al jefe:

  1. La historia premia a los valientes - hay que tomar riesgos.
  2. Un presidente que piensa en su lugar en la historia suele fracasar - el jefe sólo pensando en cómo le ven mal va.
  3. No hay una sola teoría de lo que es el éxito presidencial - el éxito dependerá de cómo manejar las condiciones que se encuentran.
  4. Presidentes sólo se pueden entender en el contexto, las convenciones y las limitaciones de su época - la apreciación de éxito dependerá de lo que se valora en cualquier momento.
  5. Aparte de la constitución el presidente es gobernado por las leyes de consecuencias inesperadas - el jefe exitoso sabrá lidiar con los cambios y retos inesperados que seguro que le vendrán.
  6. El poder presidencial teóricamente es alto, aunque basado en gran medida en su autoridad moral - el jefe exitoso no manda por la fuerza.
  7. El presidente necesita saber desarrollar enemigos útiles - ayuda tener la habilidad de elegir bien la competencia y los rivales.
  8. Todo presidente marcha en base a su propio tambor - no puede seguir las directrices de otros.
  9. Las crisis superadas permiten la posibilidad de ganar al pueblo, ganar autoridad moral y ganar poderes ampliados - hacer frente a los retos en equipo refuerza su liderazgo.
  10. El mejor, como la belleza, depende del ojo del espectador - debe maximizar el control sobre su evaluación.

Como ya he hablado en estas páginas:

Un buen jefe consigue más efectividad laboral de sus trabajadores y estos también tienen mejor salud, comparado con los trabajadores que trabajan bajo malos jefes o bajo jefes ineficientes. Más estrés, más hipertensión y más problemas cardiacos.

Mejor un buen jefe que uno malo y si sabemos la diferencia mucho mejor, ganaremos en felicidad, en salud y en efectividad.

¿Véis a vuestro jefe aquí?

Vía | Knowledge@Wharton (en inglés) En El Blog Salmón | El jefe torpe o cómo todos sabemos de todo, Ocho secretos de ser un buen jefe y La habilidad del jefe no es tan importante

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos