El sol no brilla a las 8 de la noche y por eso no podemos tener únicamente energías renovables: estas son las necesarias tecnologías que necesita nuestro sistema eléctrico

El sol no brilla a las 8 de la noche y por eso no podemos tener únicamente energías renovables: estas son las necesarias tecnologías que necesita nuestro sistema eléctrico
32 comentarios
HOY SE HABLA DE

La polémica sobre el mix energético de España se desartó ayer con unas declaraciones del Presidente del Partido Popular, Pablo Casado. Según apuntaba, a él también le gusta la energía solar pero "antes de ayer, a las 8 de la tarde fue el pico de consumo eléctrico y a esa hora, no sé si estabais por aquí, no había posibilidad de que emitiera porque era de noche".

Las redes sociales se han llenado de opiniones encontradas acerca de dichas declaraciones. Y Casado se ha reafirmado sobre lo que dijo ayer, para apuntar, además, que lo que él propone es energías renovables apuntalada por energía nuclear.

A las 8 el sol no brilla

Es cierto que a las 8 de la tarde, en la época del año en la que estamos, el sol no brilla. Y ni incluso en verano la producción solar a dicha hora es significativa. Por la noche sí que puede haber producción de energía eólica, pero de nuevo estamos en manos de las inclemencias del tiempo.

Las energías renovables actuales dependen de que sople el viento y no haya nubes. Y cuando se dan las condiciones producen gran cantidad de energía. Por ejemplo, ayer domingo a a las 15:30 estábamos exportando energía a Francia (7 GW) debido a la gran producción renovable que teníamos en dichos momentos.

Es decir, las renovables son intermitentes. Esto se puede solucionar con más energía eólica marina, que suele tener vientos más continuados pero también es cierto que son proyectos más costosos y todavía en España hemos hecho pocos. Y para soportar esta intermitencia necesitamos otras tecnologías que respalden cuando no hay producción renovable, por ejemplo por la noche o cuando los vientos son bajos (verano).

Gas

La primera tecnología de soporte de la que disponemos es el gas: nuestras centrales de ciclo combinado. Tiene una ventaja principal y varios inconvenientes. Como ventaja es que ya las tenemos. No hay que hacer inversiones. Es simplemente aprovecharlas. Sin ellas tendríamos cortes eléctricos de forma constante.

Los inconvenientes son varios. Por un lado es una energía que crea emisiones de CO2. Es cierto que menos que el carbón, pero aún así es una tecnología sucia. Otro problema es que dependemos del exterior, importamos todo el gas que consumimos. Esto es un problema tanto económico (balanza comercial) como geoestratégico (dependemos de países poco estables como Argelia o Rusia). Y estos problemas geoestratégicos son cada vez más visibles.

Nuclear

Otra tecnología de apoyo es la nuclear, que es lo que propone Pablo Casado. Ya tenemos energía nuclear en España pero no cubre lo suficiente como para ser el único respaldo de las renovables, por eso estamos tirando de gas.

Construir más nucleares para quitarle peso al gas tiene algunos problemas. El primero es el plazo, esto no se puede hacer rápidamente como por ejemplo poner más molinos de viento o paneles solares, estamos hablando de mínimo cinco años y siendo más realistas 10 años.

Por otro lado está el problema de los costes: aunque las centrales nucleares de última generación prometen ser más baratas lo cierto es que las construcciones en Europa están siendo caras.

Por último está el problema de la mala imagen que tiene esta energía. La seguridad en sí no es un problema si se abordan bien los proyectos, en España no ha habido ningún accidente grave en más de 40 años de operación de centrales nucleares, pero lo cierto es socialmente nadie quiere tener una central cerca. Ya hubo problemas sociales en su día con la construcción de centrales y seguimos, por ejemplo, teniendo problemas para crear un cementerio nuclear.

Almacenamiento

Otra tecnología que podría ser un respaldo de la energía renovable es el almacenamiento eléctrico. Por costes y capacidad lo más lógico es construir nuevas centrales hidráulicas de bombeo: aprovechar la producción del día de la energía solar para bombear agua en una presa para luego soltar el agua y generar cuando haya demanda y poca producción.

España ya cuenta con alguna de este tipo de centrales pero muy poco. Pensar en almacenamiento con baterías es, ahora mismo, ilógico: saldría muy caro, la tecnología todavía no está madura para esto. Para eso es mejor seguir tirando de gas.

Las pegas de construir nuevas presas de bombeo son varias: primero, son proyectos lentos, necesitan una obra civil importante y destruir parajes naturales; segundo, los costes no son despreciables. Lo bueno es que es una forma de almacenar bastante limpia en cuanto a emisiones.

La otra alternativa: no hacer nada

Como hemos visto todas las alternativas tienen pegas. Pero hay una solución que no se está plantenado: no hacer nada. Seguir quemando gas pero teniendo en el horizonte una realidad: en el futuro el parqué móvil se va a electrificar y por tanto habrá una red de baterías distribuidas que podrían vender excedentes de carga a la red. Por tanto tendríamos disponible un respaldo a las renovables.

Lo único que hay que tener en cuenta es que la red de distribución debe estar preparada para aceptar energía de forma distribuida y de forma coordinada. Si ese es el futuro al que vamos cada vez el gas será menos respaldo y será la flota de coches la que proporcione la energía necesaria cuando no haya viento o sol.

Todas estas alternativas son discutibles. El mix energético tiene muchas implicaciones, no solo en el precio de la electricidad sino también en la relación con países como Argelia (nos proporciona gas) o Francia (seguramente si construyéramos nuevas nucleares nos apoyaríamos en su industria). Por tanto que haya un debate sobre el tema es muy bueno, lo malo es que el mismo sea de tan bajo nivel.

Temas
Inicio