La desigualdad de la vacunación del covid-19 que hemos decidido los países ricos no sólo costará vidas, hará la crisis más larga

La desigualdad de la vacunación del covid-19 que hemos decidido los países ricos no sólo costará vidas, hará la crisis más larga
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Los muertos confirmados por el coronavirus en todo el mundo ha superado ya los 5 millones de personas, aunque es probable que este número de muertos aumente debido a que uno de los países ricos tiene un ritmo de vacunación diferente.

La probabilidad que los países con mayores ingresos vacunes a sus población es más alta que en los países con bajos ingresos, una situación que lleva al riesgo de prolongar la pandemia del coronavirus y aumentar la desigualdad a nivel global.

Estados Unidos a la cabeza de muertes confirmadas por coronavirus

A nivel mundial, en Estados Unidos es el líder de muertes confirmadas, con alrededor de 750.000 víctimas, según datos de JHU. Brasil ocupa el segundo lugar, con poco más de 600.000 víctimas. En la región europea. Rusia cuenta con unas 234.000 víctimas, mientras que Reino Unido e Italia cuentan con 141.000 y 132.000, respectivamente.

La Organización Mundial de la Salud, que declaró el brote de pandemia en marzo de 2020, ha dicho que considera que el número de muertes reales es al menos un 60 por ciento más alto que las cifras informadas oficialmente, con números de casos también más altos que las estimaciones oficiales.

La variante delta del coronavirus, altamente infecciosa, que comenzó a extenderse globalmente a principios de este año, ha mantenido altos en número de casos y de muertes, durante todo el 2021.

Existe una brecha de vacunación de al menos el 4% entre países ricos y pobres

Actualmente, la población mundial no tiene las mismas condiciones de acceso a una vacuna que ofrece protección contra el COVID-19, y depende mucho de donde esta persona viva.

La OMS ha fijado el objetivo de vacunación en el 70 por ciento de la población para mediados del año que viene. Sin embargo, si se quiere lograr este objetivo es necesario conseguir una acceso mucho más igualitario a las vacuna.

Aunque durante este años se produjeran las suficientes vacunas para cubrir el 70 por ciento de la vacunación a nivel mundial compuesta por 7.800 millones de personas, la mayoría de las vacunas se reservan para los países con mayor poder adquisitivo, mientras que los países productores priorizan la vacunación de su población, un enfoque denominado ‘actitud nacionalista con respecto a las vacunas’.

La brecha de vacunación entre los países ricos y pobres sigue siendo significativa, con menos del 4 por ciento de la población de los países con bajos ingresos que recibió al menos una inyección, según Our World in Data.

El caso de los países con altos ingresos, la proporción correspondiente es de aproximadamente las tres cuartas partes. Rusia y Rumania, junto con otros países de Europa del Este, han experimentado un aumento reciente en las muertes por habitante, con tasas de vacunación retrasadas.

La vacunación de la primera vacuna es muy desigual según el país

La OMS ha pedido una moratoria en las vacunas de refuerzo hasta finales de este año para lograr tasas de vacunación del 70 por ciento de la población en todos los países del mundo para mediados de 2022. Las países con ingresos altos han recibido 16 veces más de vacunas que los país con bajos ingresos.

Pero la cantidad de vacunas de refuerzo administrados a nivel mundial cada día, alrededor de 1 millón de inyecciones, es tres veces la cantidad de vacunas administradas por día en los países con bajos ingresos, ha comentado el científico de la OMS, Soumya Swaminathan.

Según datos del ‘Tablero Mundial para la Equidad de las Vacunas’ a mediados de septiembre, sólo el 3,07 por ciento de la población de los países de bajos recursos habían recibido la primera dosis, mientras el 60,18 por ciento de la población países de altos recursos la habían recibido.

El 70,92 por ciento de la población del Reino Unido ha sido inoculados con la primera dosis de la vacuna, mientras que en Estados Unidos ha sido del 65,2 por ciento. El nivel de vacunación Brasil se encuentra en 63,31 por ciento.

En contra, nos encontramos que la República Democrática del Congo se encuentra a un nivel de vacunación del 0,09 por ciento que han recibido la primer dosis, en Nueva Guinea de un 1,15 por ciento y en Venezuela en un 20,45 por ciento.

La desigualdad de vacunación afectará a la nueva normalidad de los países ricos

El coronavirus es una enfermedad infecciosa y continua siendo un amenaza a nivel mundial, mientras exista en cualquier parte del planeta, se puede dar variantes que se pueden extender de nuevo a los países vacunados, provocando en los países ricos más muertes y además que se alargue la crisis por sus efectos.

Aunque en muchos países con los niveles de vacunación más altos, que coinciden con los países más ricos, la vida de muchos habitantes está volviendo a una pseudo normalidad, la situación en los países con menos recursos es muy diferente

Una distribución desigual de las vacunas profundiza en las desigualdades entre los países ricos y los países pobres, aumentando la brecha ya existentes, y revierte los años de inversión en progresos que ha costado en conseguir, teniendo un impacto con larga duración a nivel socioeconómico y retrasa así el progreso.

Imagen | Chad Davis

Temas
Inicio