Compartir
Publicidad
Publicidad

Barra libre de licencias VTC: por qué los tribunales dan la razón a la liberalización del taxi

Barra libre de licencias VTC: por qué los tribunales dan la razón a la liberalización del taxi
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La sentencia de Tribunal Supremo era una de las sentencias más esperadas. El colectivo de los taxistas ya sabía que tenía difícil que el Tribunal Supremo aprobara la adjudicación de nuevas licencias VTC a las empresas que lo solicitaran.

Este ha sido la sentencia que ha puesto fin a un largo proceso judicial que estaban implicadas muchas empresas que podían solicitar las licencias VTC desde abril de 2013 hasta noviembre del 2015, cuando el nuevo reglamento de transportes paró las especulaciones a pocos días de las elecciones de diciembre de 2015.

Se espera que se concedan 10.000 nuevas licencias VTC durante los próximos meses. Un grupo de empresarios, del sector del taxi, habían solicitado gran cantidad de licencias entre abril del 2013 y noviembre del 2015 y ahora todas esas licencias VTC serán concedidas.

Nos podemos preguntar: ¿Qué va a pasar a partir de ahora con las licencias de VTC?

Durante 3 años existió un vacío legal favoreció el negocio de segunda mano de licencias

Un vacío legal del que se aprovecharon algunas empresas de transporte de pasajeros permitió establecer un mercado de segunda mano de licencias VTC (vehículo turismo con conductor) mediante el cual ciertas empresas y particulares ganaron dinero aprovechándose de este vacío legal.

El vacío legal fue provocado por la entrada en vigor en de enero de 2010 entraba en vigor la ley Ómnibus, que modificaba un total de 47 leyes españolas con el propósito de adaptarse a la Directiva europea de servicios 123/2006/CE, de 12 de diciembre de 2006, y provocando una reforma estructural considerable en cuanto a la operativa del sector servicios en España.

Esta ley, bajo su planteamiento de adaptar la legislación española a la Directiva Bolkestein, convertía en realidad la necesidad de eliminar trabas y requerimientos burocráticos para modernizar el sector servicios; mientras que, por otro lado, se suponía una amplia reforma estructural sectorial que no hacía sino que despertar la incertidumbre de su influencia en el sector y su posible previsión positiva mediante la creación de empleo.

Más allá de las polémicas y puntos débiles detectados en cuestiones como la liberalización del servicio de transporte y su perjuicio al colectivo del taxi, o en cuanto a la colegiación en profesiones como la de arquitecto, el texto como tal, establece una serie de ventajas destinadas a los profesionales que se admiten como positivas para su desempeño profesional.

La situación, que se produjo de 2012 hasta finales de 2015, fue finalizado al Real Decreto publicado en el BOE en 20 noviembre del 2015 con el Gobierno de PP cumplió a última hora con una de las peticiones del sector de taxi, como era el control de las licencias que les hacen la competencia, y además desactivó las movilizaciones del sector del taxi.

El proceso judicial que se puso en marcha era rocambolesco per efectivo. Un particular o empresa solicitaba una licencia VTC a lo que una Comunidad Autónoma y respondía rechazando la petición. Entonces el afectado podía aplicar por vía contenciosa al Tribunal Supremo, que le concedía la licencia y obligaba a la administración a pagar las costas del proceso.

Bajo este procedimiento se concedieron en la Comunidad de Madrid 700 licencias en 4 años. Esto fue utilizado por empresas como Cabify para poder hacerse con más licencias VTC o en algún momento comercializar con ellas, generando un mercado especulativo de segunda mano similar al del taxi.

Real Decreto en el tiempo de descuento

Con el Real Decreto 1057/2015, de 20 de noviembre, el Gobierno del PP complicó la especulación a los particulares o empresas y dificultó los procesos de reventa lucrativa de licencias VTC. Obligó a que sólo se pudiera haber como máximo una licencia VTC por cada 30 licencias de taxi.

Por otro lado, se estableció en el traspaso de las licencias que 7 como mínimo de las licencias VTC que tenía que tener una empresa dedicada al transporte con esta actividad. Es decir, las empresas deberías ser más grandes. Los vehículos con conductor tenían que estar aparcados en una base y funcionar bajo petición telefónica o por Internet.

No podían en ningún caso ir recorriendo la ciudad como realizan los taxis, que tiene una mayor inmediatez mientras contribuyen en la congestión de las vías.

El Tribunal Supremo tiene en sus manos la liberalización del sector del taxi

En estos momentos las comunidades autónomas estaban negando las licencias VTC pero la justicia las acababan concediendo. Muchos empresarios han sacado provecho de esta situación hasta llegar al punto de que algunos han llamado la atención de la propia justicia.

La Fiscalía de Málaga anunció este verano investigar a Juan Origüela. Se inicio la investigación tras observar que 'una agencia de taxis' había obtenido más de 2.600 licencias con sus empresas. La posible reventa de las licencias es lo que se estaba vigilando, dada la práctica imposibilidad de que esta empresa las explote todas a la vez.

Por otra parte, hay algún empresas del sector que apostaban hacía varios años por que la 'ley Omnibus' para liberalización del sector del taxi. Comentan estas empresas que la liberalización puede venir por la demanda que también esta en el Tribunal Supremo donde enfrenta a Uber, Cabify y CNMC contra Fomento y las asociaciones del taxi.

La demanda esta en manos de la misma sección que ha fallado a favor de las empresas de VTC, sí podría venir una liberalización total del sector del taxi. La sentencias realizadas y hechas públicas pueden indicar la tendencia de futuro.

Los tribunales apuestan por la liberalización del sector de taxi

Este es el principio de un aluvión judicial de licencias que lleva varios años haciendo temblar al taxi. A comienzos de este mes de noviembre había 6.207 licencias activas, que no pendientes de sentencia, en España, según el Ministerio de Fomento. En agosto, había 5.670 permisos activos.

Muchas de las licencias reclamadas por vía judicial no necesitan de la sentencia firme del Tribunal Supremo, son las que están registradas en Fomento, para ser operadas por parte de empresas o profesionales del sector.

De hecho, algunas de las que recibieron el 'no' del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad donde se originó el pleito están activas, pues se han dictado ejecuciones provisionales de esas sentencias.

¿Por qué los tribunales dan la razón a la liberalización del taxi?

El Tribunal Supremo ha concedido 80 licencias VTC que habían sido denegadas en 2014 por la Comunidad de Madrid, lo que, según el sector del taxi, abre la puerta a que en los próximos meses se puedan conceder unas 10.000 más a plataformas como Uber y Cabify.

En dos sentencias, la Sala Tercera de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo estima los recursos presentados por 'Jojucar' y 'Gran Vía Rent a Car' contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que denegaba las peticiones de licencias de ambas empresas. Tras la resolución, 'Jojucar' recibirá 60 licencias y 'Gran Vía Rent a Car' recibirá 20 licencia.

En ambas sentencias, el Supremo subraya que en sus resoluciones "no entra en la legalidad o no del Real Decreto de 2015 que establece el actual reglamento de la Ley del Transporte Terrestre, ya que las solicitudes examinadas se presentaron con anterioridad a su aprobación". Por la fecha de presentación de las solicitudes, en 2014, lo que había que aclarar era si la petición podía ser denegada por aplicación directa de la ley de Ordenación de Transporte Terrestre, que es de 2013, o por el reglamento que la desarrolla, que es de 2015, y concluye que "no cabía dicha denegación".

En El Blog Salmón | Uber trata de sortear los bloqueos fichando a Neeli Kroes, la polémica está servida

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos