Publicidad

La Guerra del petróleo ya está aquí

La Guerra del petróleo ya está aquí
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

El mercado del petróleo es el mayor mercado del mundo, no sólo por sus ingentes volúmenes de negociación diarios, sino también por su liquidez, por su gran volatilidad, y... por su carácter estratégico.

Desde que la OPEP se fundase allá por los años 60, ha habido una “relativa” calma en las relaciones entre los propios productores, que han venido tratando de enriquecerse a la par que mantenían el mercado abastecido, pero sin pisarse unos a otros. Incluso Rusia hace unos años se adhirió en la práctica al cártel petrolífero, porque veía beneficios en coordinarse con otros productores y no saturar el mercado.

Pero ahora todo eso ha saltado literalmente por los aires, y en el mercado petrolífero todo apunta a que está a punto de desatarse una auténtica declaración de guerra abierta, en la cual puede que acaben ocurriendo las cosas más inverosímiles, e incluso puede que cambie radicalmente todo el tablero de la geopolítica mundial. Porque el petróleo sigue siendo el “oro negro”, e influye poderosamente en nuestras socioeconomías de muchas posibles formas.

Aquella OPEP de los años 70 que acabó en una historia de “desde Rusia con amor”

La Guerra Del Petroleo Ya Esta Aqui 1

La OPEP es la Organización de Países Productores de Petróleo, y como tal vigila celosamente por los intereses de los productores que forman parte del cártel desde que se crease en 1962. Su historia no está exenta de cierta polémica, habiendo muchas veces mirado tan sólo por velar por los intereses de los países productores, sin darse cuenta realmente de que su responsabilidad era para con la salud del mercado petrolífero en general, y que con un mercado equilibrado y estable en realidad ganaban tanto consumidores como productores.

Así, a lo largo de su historia ha habido varias crisis energéticas en las cuales el protagonismo de la OPEP en su desarrollo, o bien por una mala gestión de determinadas situaciones geoestratégicas, han desembocado en provocar graves recesiones o situaciones socioeconómicas mundiales extremadamente complicadas. Entre ellas se contaron la crisis energética ocasionada por el embargo del petróleo árabe en 1973, o la acontecida tras la revolución teocrática iraní que llevó al poder a los Ayatollahs en 1979.

Durante buena parte del resto de las décadas hasta la actualidad, la OPEP y sus clientes han vivido en relativa convivencia (aparentemente) bien avenida, y vivían alegremente para beneficio mútuo incluso con los bajos precios en torno a los 20$ allá por 2001, que hoy en día, tras dos largas décadas, ya no quedan tan alejados de la cotización actual. Pero en el tiempo transcurrido desde entonces, esta convivencia no ha estado exenta de cierta tensión en el mercado petrolífero, producto de una crisis en el precio del barril que precipitó la cotización de la commodity por excelencia desde el efervescente entorno de los 114$/barril en la primavera de 2011, hasta alcanzar tras la estela dejada por la infame Gran Recesión un mínimo por debajo de los 30$ a principios de 2016.

Pero no todos los amores son eternos, y ahora del amor al odio se demuestra que sólo había un paso

La Guerra Del Petroleo Ya Esta Aqui 3

Desde que la recuperación económica empezó a revitalizar definitivamente al deprimido “oro negro”, el fracking y la competencia mundial traída por las grandes reservas de estos nuevos yacimientos de petróleo pizarra han hecho que el “oro negro” estuviese durante otros tantos años cotizando en una amplia banda lateral entre los 30$ y los 50$. Por fin el crudo había salido al alza de esta banda con nuevos bríos, para en 2018 reconquistar el entorno de los 70$/barril. Desde entonces, la senda ha venido estando instalada en una banda de nuevo descendente, que a lo largo de los últimos meses había colocado de nuevo el precio en los 50$, poniendo de nuevo contra las cuerdas tanto a la OPEP como a los otros países como Rusia que depende vitalmente de sus exportaciones de petróleo, y tensionando insoportablemente sus cuentas nacionales indisolublemente vinculadas al precio del petróleo. Recordemos que, sin ir más lejos, la propia URSS sucumbió económicamente a finales del siglo XX con el hundimiento del precio del petróleo como uno de los principales detonantes.

Pero ahora todo eso ha cambiado en los últimos días de forma radical, por una serie de acontecimientos que han desembocado en una guerra abierta del petróleo, y que podrían tener como decorado de fondo ese tema que ya les analizamos hace años de que en algún momento podríamos alcanzar un techo en la demanda de petróleo. El auténtico desencadenante ha sido cómo el sábado pasado el coloso petrolífero saudí Aramco realizaba unilateralmente un agresivo movimiento que ponía fin definitivamente al periodo de paz petrolífera de los últimos años. Ha sido tras el fracaso de la última cumbre de la OPEP cuando los saudíes han optado por recortar por su cuenta el precio de su barril de crudo de una forma no vista en (al menos) los últimos 20 años, dejando su crudo de un minuto para el siguiente entre 4 y 7 dólares más barato dependiendo de la cesta de crudo (recuerden que los “barriles” oficiales que cotizan, como el Brent o el WTI, son simplemente una cesta compuesta por diferentes tipos y calidades de crudo que se promedian).

En las siguientes horas el precio internacional del barril de crudo WTI se precipitó desde el entorno de los 50$ hasta cerca de los 30$, en lo que supone casi toda una década (camino de dos) perdida para el sector. La cotización de las recién-estrenadas acciones de la saudí Aramco cayeron instantáneamente incluso por debajo del precio de su OPA (buen tanto hacer la colocación en aquel momento con la que iba a venir después), una fuerte tendencia bajista en la cotización de Aramco que se ha profundizado después. Y por si esto no fuera poco, los saudíes prometen utilizar nuevas armas, como es además aumentar considerablemente el crudo que pretenden bombear al mercado, lo cual en buena lógica no puede sino deprimir todavía más su cotización, siendo una noticia que ya empieza a verse confirmada por canales "no oficiales".

En este mercado petrolífero, tan opaco y tan geoestratégico, es bastante difícil que la versión “oficial” coincida con la realidad (alguna vez suelta dará la casualidad de que coincidan), pero lo que se ha aireado públicamente es que Arabia Saudí no fue capaz de convencer a Rusia de pactar unos precios y unas cuotas de común acuerdo, como se suponía que se venía haciendo desde que la OPEP ha sido OPEP+Rusia a partir de 2016. Así, el equilibrio de fuerzas de otras décadas y la convivencia pacífica entre productores habría saltado “supuesta” y literalmente por los aires, ante la perspectiva de una nueva temporada con el barril de West Texas Intermediate por debajo de los 50$. Pero sea por lo que fuere, lo que es cierto es que la nueva guerra que se está empezando a librar es a muerte, y en ella se lucha por la supervivencia… Aunque las cosas podrían no ser exactamente lo que parecen, y en realidad la lucha puede estar librándose contra otro enemigo muy distinto al que serían otros productores en las potencialmente teatralizadas guerras internas e intestinas.

Cuando las cosas no son lo que parecen, ni parecen lo que son: un clásico de un mercado del petróleo que acostumbra a correr cortinas de humo

La Guerra Del Petroleo Ya Esta Aqui 4

Y dada la naturaleza críptica habitual de este mercado del petróleo, es ahora cuando, para poder seguir con este análisis, debemos necesariamente pasar al terreno de las hipótesis (debidamente fundamentadas, eso sí). Así, el verdadero escenario al que podemos estar asistiendo empieza a revelarse más probable cuando leemos que, al parecer, Rusia ya había manifestado en el seno de la OPEP su profundo malestar porque la organización estaba asumiendo todo el dolor de los recortes de producción, para revitalizar el precio de un barril de petróleo del que luego también se beneficiaba (y mucho) un EEUU que no hacía literalmente ningún sacrificio, y sólo se apuntaba a las mieles del mercado. Y parece ser que éste pudo ser el origen de todo, y el principal motivo por el que Rusia decidió re-independizarse de la OPEP, haciendo saltar con su explosiva salida todo por los aires.

Una vez adquirida esta nueva perpectiva, podría pensarse con todo el fundamento que el agresivo ataque saudí podría no estar realmente dirigido contra Rusia como represalia por su salida repentina de la OPEP. Todo podría apuntar a otra hipótesis muy probable, por la que el objetivo real del ataque económico sería el propio Estados Unidos, y su incipiente industria del petróleo asociado al fracking, muy vulnerable en bombeo y rentabilidad al precio del barril de WTI, por cierto. Comparativamente a la industria del fracking de EEUU, Arabia Saudí tiene mucho menos endeudamiento, mucho más músculo financiero, mucha más capacidad de apalancamiento, mucha más influencia en el mercado, y además se juega mucho más estratégicamente a largo plazo con el petróleo casi como único pilar fundamental de su economía nacional. Una economía que, no lo olvidemos, florece casi exclusivamente a base de pozos de bombeo en medio del árido desierto.

Y esta hipótesis encajaría con el tema que ya les analizamos hace algunos años de que Arabia Saudí había descalabrado sus exportaciones a EEUU, para redirigirlas hacia otras superpotencias; unas superpotencias entre las cuales el principal destino petrolífero era China, y cuya demanda podría estar aflojando bastante por estar ahora más bien en horas bajas económicas: por cierto, otro posible factor desencadenante que apunta en la misma dirección. Efectivamente, Arabia ha podido sentirse atacada económicamente, tanto por la situación creada por EEUU como por la ralentización de China, y ha reaccionado muy agresivamente con el arma más potente que posee en su arsenal. En todo este contexto, en la hipótesis expuesta encajaría también que el enfrentamiento entre Arabia y Rusia pudiese ser incluso simplemente escenificado, puesto que en el sector era sabido ya de hace años cómo Rusia había ido ganando influencia entre los bastidores de Oriente Medio, ocupando estratégicamente el hueco geoestratégico dejado por un EEUU en clara y/o intencionada retirada.

La Guerra Del Petroleo Ya Esta Aqui 5

Bajo esta serie de hipótesis encadenadas, ambos países productores estarían así procediendo a intentar sacar del carril a una competencia con EEUU a la cabeza, que está ya amenazando seriamente el futuro de su dominio petrolífero en los plazos más largos. Así, la guerra del petróleo en realidad podría estar siendo tan sólo los primeros compases de la temida y potencialmente devastadora “Crisis del carbono”. E igual hasta el objetivo último pudiera ser que sorprendentemente EEUU se acabase adheriendo de alguna manera a la OPEP, siendo Estados Unidos ya como es un gran productor de petróleo que exporta casi tanto como importa. Incluso se podría pensar en que, tal vez, el reciente desarrollo de los acontecimientos podría haber sido tan sólo una mera escenificación “de cara a la galería”, y que todo podría estar minuciosamente planificado, en una película en la que habitualmente los protagonistas son tan sólo sombras en la penumbra. ¿Quién sabe? Lo que sí sabemos seguro es que, en el siempre opaco mundo del “oro (impenetrablemente) negro”, nada es lo que parece, ni nada parece lo que es… Ya nos acabaremos enterando de alguna manera de la realidad alternativa.

Imágenes | Pixabay Defence-Imagery | Pixabay skeeze | Pixabay FotosFuerBlogger | Pixabay Prawny | Pixabay StockSnap

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios