La Liga cada vez está más devaluada: menos estrellas y menos dinero

La Liga cada vez está más devaluada: menos estrellas y menos dinero
13 comentarios
HOY SE HABLA DE

La liga española de fútbol pierde interés. No, no es una valoración personal, es un hecho. Los últimos acontecimientos certifican que ya no somos la mejor liga del mundo, al menos si hablamos desde el punto de vista económico.

Banco Santander, que daba su nombre a la competición, ha anunciado que la próxima temporada será la última en la que patrocine el fútbol. La Liga Santander pasará a llamarse de otro modo, pues Javier Tebas, su presidente, ya ha anunciado que tiene otro patrocinador ya buscado, pero se sabrá cuando acabe la temporada.

Aunque parece ser que todo ha acabado de mutuo acuerdo en plan amistoso, lo cierto es que si el Santander ha decidido dejar de apoyar la competición es porque ya no le sale rentable. Los bancos funcionan así, y no asocian su nombre a eventos o personas que no les den un retorno.

Y la Liga ya no se lo da. Las razones son muchas, pero es evidente que ha perdido mucho atractivo internacional en las últimas temporadas. A la pandemia se la suma la marcha de sus dos grandes estrellas de la última década: Cristiano Ronaldo y Leo Messi.

Sin los dos mejores jugadores del mundo, sin dinero procedente de jeques árabes que empujen la competición y con una cada vez mayor desafección de los jóvenes (que prefieren ver Twitch que el fútbol), la liga española va perdiendo fuelle. A pesar de Real Madrid y Barcelona.

Un cambio de ciclo en el fútbol mundial

Con la salida del Santander de la Liga, se pierde una inyección de 20 millones anuales, una cantidad más que importante para la competición. No se sabe con qué será sustituida, pero desde luego es fácil pensar que no será con la misma cantidad.

Tebas ha querido venderlo como una forma de explorar un nuevo modelo de ingresos, pero la verdad es que esto certifica el principio del fin del fútbol como lo conocíamos hasta ahora. Ya no mueve tanta gente ni tanto dinero.

Primero, porque las entradas de fútbol son muy caras y llenar los estadios no es ya pan comido si no se trata de un derbi, un clásico, etc (y ni así). Segundo, porque las nuevas generaciones ya no tienen esa pasión por el fútbol. Ahora sus ídolos están en Twitch o en TikTok, plataformas a las que pueden conectarse cuando quieran y que no requieren gastos (o al menos no tantos).

El fútbol en directo ya no levanta pasiones, y en España, con jugadores que ya no tienen tanta proyección mundial, el atractivo se va perdiendo. A pesar de que el Madrid sea el actual campeón de la Champions League y de que nuestros equipos siempre estén entre los mejores del continente, ahora llaman más la atención otros clubes.

Los dólares árabes de PSG o Manchester City pesan mucho. Los jugadores con más renombre de la actualidad (que no títulos), juegan en Francia o Inglaterra (de hecho, allí están Messi y Ronaldo), y sus partidos tienen un mayor atractivo y espectacularidad. El nuevo fútbol es más humo que otra cosa, y en España no sucede.

Otro punto que provoca malestar con la liga son sus dirigentes, tanto de la competición como de la Federación Española de Fútbol. Las acusaciones que se han vertido contra ellos, los audios que se han publicado, las comisiones que cobran por llevarse el fútbol fuera... Un ambiente muy tóxico y enturbiado que aleja a los fans.

Por lo tanto, la liga se devalúa, y los bancos no quieren invertir en algo que pierde valor. Es de lógica.

Temas
Inicio