Compartir
Publicidad

Profesor Stiglitz, no es culpa del euro que sufran los países golpeados por la crisis

Profesor Stiglitz, no es culpa del euro que sufran los países golpeados por la crisis
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Joseph Stiglitz

El premio Nobel de economía, profesor Joseph Stiglitz, acaba de pronunciarse sobre el Euro y ha concluído que ha sido un error, como nos ha comentado Marco Antonio en estas páginas hace poco. En este artículo, se cita al profesor Stiglitz: "“el euro ha sido un error, y los líderes europeos aún no saben qué hacer con ese error” y, con este comentario, parece que el profesor Stiglitz está culpando al euro por los problemas que muchos países europeos están sifriendo, como resultado de los golpes que nos trajo la crisis económica y financiera. https://www.elblogsalmon.com/economia/stiglitz-el-euro-ha-sido-un-y-los-politicos-no-pueden-encontrar-una-salida

El problema con esta conclusión es que está equivocada y, no sólo no fue el euro el que metió a pasis en sus líos pero, además, el euro no ha sido la causa de que los países en dificultades han tardado tanto en salir de sus crisis.

No es culpa del euro

Desgraciadamente, muchos países tienen problemas económicos pero el error que muchos, incluyendo el profesor Stiglitz, es pensar que estos problemas son porque es está sufriendo las restricciones y limitaciones que nos trae ser mienbro del euro, incluyendo los siguientes problemas que se resaltan:

  • No es culpa del euro que España ha estado en la cola de los países en su nivel de productividad.
  • No es culpa del euro que España ha mantenido un sector laboral/empresarial que fomenta el desempleo, situándole entre los líderes de los países comparativos, incluyendo el desempleo de los jóvenes, un sistema que mantenía liderazgo en desempleo incluso en tiempos de boom, cuando se alardeaba de todo el empleo creado.
  • No es culpa del euro que España está entre los líderes en abandono juvenil desde hace décadas.
  • No es culpa del euro que se ha financiado la fiesta económica durante décadas, financiado por deuda.
  • No es culpa del euro que los gobiernos, nacional, regionales y locales, hayan seguido la fiesta con sus obras indiscriminadas, fiestas locales y gastos indiscriminados, todo financiado con deuda.
  • No es culpa del euro que los políticos españoles quisieron gastar y gastar y comenzaron su camino de subir la deuda estatal del 60 del Producto Interior Bruto (PIB) hasta llegando casi al 100%, con el camino siguiendo todavía.
  • No es culpa del euro que los políticos españoles respondieron al estallido de la crisis aumentando sus gastos, como su única medida, llevando a la deuda estatal a niveles estratosféricos y con la necesidad de financiarse de forma reiterada en los mercados financieros.
  • No es culpa del euro que los países europeos incumplieron sus compromisos de mantener sus déficit públicos por debajo del 3% del PIB, como exigía el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea, que empezó a funcionar en 1997 y que fué una parte clave del acuerdo que llevó a la introducción del euro. Unos compromisos de goma, como he comentado en estas páginas, incluso cuando todavía estábamos en boom económico. Algunos no hemos cambiado.
  • No es culpa del euro que el coste de deuda para países más débilies económicamente, bajó a los mismos niveles de los cobrados a los países más fuertes del euro, sólo por ser mienbros del euro y sin tener en cuenta las distintas situaciones de riesgo de los países, locura que ya comentamos en estas páginas.

Devaluar no es la solución

Increíblemente, muchos buscan una moneda local para, así, poder devaluarla y en teoría aumentar su competitividad. Estos piensan que se van a salvar a través de la devaluación continua, hasta que los líos desaparezcan. Es decir, piensan que los otras países con quien se comercia son tontos y piensan que los prestamistas son tontos. No piensan en la necesidad de introducir medidas económicas para situar al país en la senda correcta y no se enteran que, si estas medidas económicas se introdujeran, no se necesitaría salirse del euro para devaluar.

El objetivo de devaluar la moneda para que las exportaciones suban y las importaciones bajen, mejorando la balanza comercial, como si los otros países no iban a darse cuenta que la manipulación de la moneda estaba golpeando a sus industrias y que no reaccionarían.

La inflación no es la solución

El objetivo es devaluar la moneda, encareciendo los productos extranjeros e impulsando la inflación doméstica. Esta inflación tendría el impacto de reducir reduciendo el valor real de las crecientes deudas, haciendo el repago de estas deudas en el futuro mucho más fácil. Suena muy simple y bonito.

El problema es que también supone que los prestamista van a ignorar esta estrategia y exigir que los préstamos que se les piden no se efectúen en moneda extranjera, no en la nueva moneda local, haciendo la carga de estas deudas aún más pesada con cada devaluación. Alternativamente, si nos dieran préstamos en la moneda local, también se supone que los prestamistas no pedirían niveles de intereses muchísimo más altos para compensar sus pérdidas por causa de las devaluaciones y por causa de la inflación que inevitablemente resultaría. Como la memoria es corta, supongo que nadie recuerda que los niveles de intereses han subido a 15%, 18% 20% y más para algunos países y a tres cifras para países sufriendo hiperinflación.

Ni los otros países ni los mercados financieros son tontos y la manipulación de las monedas no resuelven problemas que son económicos. Lo que necesitamos es olvidarnos del euro como una solución y solucionar a través de mejores medidas económicas.

En El Blog Salmón | Stiglitz: "El euro ha sido un error, y los políticos no han sabido encontrar una salida", ¿Quien debe salir primero de la eurozona, Grecia o Alemania?, Las consecuencias de la salida del euro para España, En defensa del euro y Salirse del Euro como solución para los países en crisis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio