Compartir
Publicidad

El ahorro es mejor que el gasto, incluso en estos tiempos

El ahorro es mejor que el gasto, incluso en estos tiempos
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos tiempos de dificultad, supongo que sonará raro que alguien este queriendo fomentar el ahorro y no el consumo.

Con el frenazo de la economía, de la liquidez y con la falta de confianza que prevalece, los consumidores han seguido el camino más conservador y más racional, el de reducir gastos y aumentar sus ahorros que, como resultado, reducen su deuda neta (deuda total mas ahorros), como se ha hablado en estas páginas.

Es verdad que los que han perdido sus trabajos, y estamos llegando al 20% de la población activa, han reducido sus gastos por fuerza mayor. No obstante, los que siguen con su trabajo normalmente no han visto una reducción en sus sueldos y estos si que han reducido sus gastos y aumentado sus ahorros.

Por lo que se lee, parece que el consenso para la recuperación de la economía es que todos debemos consumir más, es decir, gastar más, y que no nos preocupemos por los ahorros en estos tiempos complicados.

No sólo eso, también están animando a los gobiernos a gastar más y a incentivarnos a todos a gastar más, sin mucho ánimo necesario, ya que políticos nunca han visto un gasto que no les gusta.

Mejor fomentar el ahorro

Todo esto es justo lo contrario a lo que debería pasar.

En estos momentos, como en tiempos de boom, deberíamos aumentar nuestros ahorros que, aunque parezca en contra del sentido común, siempre ha sido la mejor forma de fomentar el crecimiento sostenible y productivo, que siempre debería ser nuestro objetivo.

No acepto el argumento que, como ahora las cosas están complicadas, pues debemos desviarnos del camino correcto.

¿Por qué es este el camino correcto?

El ahorro de todos los tipos es fundamental para el crecimiento en la economía, ya que esta acumulación de capital es uno de los determinantes importantes de la inversión.

Por otra parte, el mayor ahorro cubre las crecientes necesidades futuras de capital provenientes, primero, de la creciente deuda de los estados que resultan en la descapitalización futura. Parece que se ha olvidado que la creciente deuda se tendrá que repagar.

Segundo, el mayor ahorro se necesitará para cubrir las futuras y crecientes demandas de gasto que vendrá de sociedades cada vez más viejas. Es decir, en el futuro habrá más porcentaje de mayores necesitando consumir recursos.

¿Por qué fomentar el ahorro es importante, incluso en estos tiempos?

El creciente nivel en los ahorros resultará en la reducción del coste de capital que impulsará cada vez más la inversión. Esta inversión resultará en más empleo productivo y, por lo tanto, empleo sostenible.

Este tipo de empleo compara muy favorablemente con el empleo artificial que el despilfarro estatal está creando, empleo que es relativamente poco productivo y cortoplacista, ya que las limitaciones fiscales forzarán a los gobiernos a cortar el grifo, tarde o temprano.

Esto ya lo estamos viendo, por ejemplo, con el anuncio de incrementos en impuestos, incluso en España, y el anuncio de reducción de gastos por parte de algunos gobiernos.

¿Qué es la inversión?

Muchos piensan que el consumo es más importante que la inversión. En estos momentos de dificultad, donde el nivel de consumo ha bajado, hay que primar este para asegurar el nivel de empleo.

No obstante, la inversión no es dinero que se pierde o que está apartado en algún lugar, en una especie de limbo, sin impactar a la economía.

La inversión son muchas cosas; una nueva fábrica, un nuevo equipo o maquinaria, un nuevo edificio, incluso reparaciones a un activo y desarrollo de capital humano.

Todas estas cantidades que se invierten, llegan a otras empresas que pagan sus gastos, sus empleados, sus materias primas, etc. Incluso puede que tengan que expandir y, como consecuencia, aumentar su nivel de empleo.

Ventajas de la inversión

La inversión impulsa el empleo productivo y sostenible, la productividad, el crecimiento y el consumo.

Mucho mejor que la alternativa que estamos viendo hoy de los gobiernos tomando dinero del sector privado, así reduciendo las posibilidades de inversión y aumentando el coste de capital, para malgastarlo en la creación artificial de empleo y de consumo.

Fomentar el ahorro frente al consumo, no reduce el consumo, lo que hace es crear riqueza y aumentar el consumo, eso si, el consumo sostenible.

Si los gobiernos tienen que hacer algo, que introduzcan políticas que aumenten el ahorro en general.

Imagen | happyhaggies

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos