Compartir
Publicidad
Publicidad

El concepto de desarrollo humano según las Naciones Unidas

Publicidad
Publicidad

Esta semana en nuestra sección de Economistas Notables, hablamos del gran economista el Nobel Amartya Sen y, en ese resumen de su vida y de su pensamiento también comentamos su importante contribución a las organizaciones multilaterales y su impulso al estudio del desarrollo y a la consecución de programas que impulsen el desarrollo globalmente, con la consecuente reducción de la pobreza.

Como parte de ese trabajo, las Naciones Unidas hace tiempo estableció sus programas de desarrollo con el objetivo de mejorar la situación de los más necesitados. Estos programas consumieron muchos millones a lo largo de muchas décadas y se vieron que los resultados de estos gastos no iban tan bien como se buscaba. El enfoque de cómo mejorar la situación de los más pobres se tuvo que reevaluar ya que se vieron unos claros fallos en los programas pasados, incluyendo los siguientes:

  • La creciente evidencia de que las políticas que fomentaban el crecimiento a nivel global con la esperanza de que parte de esta creciente riqueza llegaría a los más pobres no se estaba cumpliendo. Se estaba consiguiendo el crecimiento global pero no el ‘trickle down‘ a los pobres.
  • El costo humano, especialmente de los más pobres, de las transiciones necesarias para el desarrollo era demasiado alto de lo aceptable.
  • Los males sociales como el crimen, la desintegración del tejido social, las enfermedades como el SIDA, y la polución, etc., seguían expandiendo, incluso en sitios experimentando crecimiento.
  • La ola de democratización que se empezó a ver daba confianza de que se podían hacer las cosas mejor.

Los temas y las prioridades para el impulso del desarrollo y del bienestar pueden variar entre las distintas zonas y tiempos pero los temas considerados más importantes para el fomento del desarrollo y para mejorar el bienestar de las personas son los siguientes:

  • Progreso social – mayor acceso al conocimiento, mejor nutrición y mejor sanidad.
  • Económicas – la importancia del crecimiento económico con impulso a la reducción de la desigualdad y al aumento generalizado del desarrollo humano.
  • Eficiencia – la mejor utilización y disponibilidad de los recursos y el desarrollo humano es positivo si se extiende sus beneficios a los pobres, a las mujeres y a los grupos marginados.
  • Equidad – en términos de crecimiento económico del desarrollo humano.
  • Participación y libertad – amplio acceso al poder político, gobierno democrático, igualdad de género, derechos cíviles y políticos y libertad cultural.
  • Sostenibilidad – para generaciones futuras en términos ecológicos, económicos y sociales.
  • Seguridad humana – la seguridad diaria y estar libre de amenazas crónicas y de interrupciones a la vida diaria, como son el desempleo, la hambruna y el conflicto.

Programas de desarrollo que tengan estos temas en cuenta son los que se busca aunque hay un tema fundamental que estos temas fundamentales no se están tratando, el de cómo canalizar las ayudas a la zonas necesitadas.

Durante décadas, muchos miles de millones se facilitaron a los gobiernos de los países pobres con el objetivo de que estos utilicen los fondos concedidos para impulsar y liderar programas en favor del crecimiento y de la reducción de la pobreza. Un resultado de seguir este camino es que se beneficiaban los políticos, los funcionarios y los enchufados y, además, ayudaba a consolidar estos mismos gobiernos. Muchos de los resultados para los más pobres no dan confianza de que este es el camino a seguir. Hay que democratizar aún más cómo se canaliza las ayudas.

En El Blog Salmón | ¿Qué hacer para aliviar la crisis alimentaria?, Cómo hacer las ayudas humanitarias más efectivas y Los precios de los alimentos siguen lastrando el fin de la hambruna en el mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos