Publicidad

¿Renta de inserción, complemento salarial o renta universal?
Entorno

¿Renta de inserción, complemento salarial o renta universal?

Publicidad

Publicidad

Tres partidos importantes de España, el PSOE, Ciudadanos y Podemos, tienen ya presentadas sus propuestas más importantes para combatir la desigualdad y la pobreza. Cada uno ha elegido su camino. Todos son similares pero suficientemente diferentes. Y es una buena idea que se abra este debate en España, no podemos seguir ignorando este problema que tenemos más tiempo.

Pero, ¿en qué se diferencian? ¿Cuáles son los pros y los contras? ¿Qué es más barato? ¿Qué es más eficaz? Vamos a intentar aproximarnos a estas cuestiones.

Renta de inserción

Lo que propone el PSOE es básicamente el modelo que tienen en países como Alemania o Dinamarca. Una renta de inserción para la gente que no tiene ingresos (o son muy bajos) condicionada a que busquen un trabajo. Esta renta tiene un mínimo y un máximo, que depende de la situación familiar.

Realmente ya existen en España este tipo de rentas, pero dependen de cada Comunidad Autónoma. Las diferencias entre comunidades son notables y sólo País Vasco y Navarra tienen programas equiparables a los europeos. El PSOE propone unificarlas en un programa nacional similar al de estas dos Comunidades Autónomas.

Las ventajas de esta renta es que establecemos una red de seguridad básica contra la pobreza, hacemos una redistribución real de los recursos con el fin de que los más necesitados reciban una ayuda, unos ingresos mínimos. Y el coste de la medida es de 6.000 millones de euros al año para llegar a las familias en situación de exclusión (según el PSOE).

La desventaja es bastante clara, se crean incentivos a no trabajar, a vivir de la "paga". El condicionar la percepción de la renta a buscar trabajo es complicado de implementar, aunque hay otras soluciones (como mantener la renta un tiempo después de encontrar trabajo, solución que sale cara).

Complemento salarial

Ciudadanos presentó su propuesta hace bastante tiempo y es básicamente complementar los salarios más bajos con un extra. Esto permite evitar un nuevo fenómeno que recorre el mundo desarrollado, trabajadores pobres, gente con sueldos tan bajos que a pesar de tener un trabajo caen en la pobreza.

Este modelo tiene algunas ventajas. Primero, estimula a trabajar, ya que se logran ingresos dignos incluso con salarios muy bajos. Y segundo, ayuda a salir de la pobreza a gente con sueldos bajos, dándoles dignidad. La medida, según Ciudadanos, costaría 10.000 millones de euros al año y está diseñada de tal forma que no desaparece de golpe sino que según los salarios van creciendo se reduce poco a poco para que no haya brechas que los trabajadores no quieran traspasar. Algunos países (anglosajones sobre todo) tienen modelos similares que funcionan bastante bien.

Las pegas también se dejan ver: esta medida estimula a las empresas a pagar sueldos bajos, debido a que serán aceptados con más facilidad por los trabajadores. El riesgo es que la subvención vaya a las empresas, no a los trabajadores (aunque una parte es positiva, las hace más competitivas externamente y se puede crear más empleo). El segundo problema es también importante: dejamos sin ayuda a la gente que no tiene empleo y con más de un 20% de paro no podemos pensar que quien no trabaja es porque no le sale a cuenta, el problema es más profundo.

Renta universal

La tercera propuesta es la de Podemos, que tiene bastante tiempo y que han matizado alguna vez y seguramente vuelvan a matizar. Se trata de ofrecer un salario a todo el mundo, tanto si tienes trabajo como si no, tanto si cobras el SMI como si eres directivo de un banco. Ningún país del mundo ha implementado un modelo así.

Las ventajas son claras, todo el mundo recibe un sueldo digno que le permite salir de la pobreza. Además no hay incentivos a no trabajar, ya que da igual si trabajas o no o el sueldo que recibas, seguirás recibiendo la renta universal. La medida propuesta por Podemos cuesta mucho, muchísimo dinero. En el mejor de los casos (eliminando las pensiones, ya que tendrían derecho a la renta universal) la medida supondría un incremento en el gasto público del 15-20% del PIB (150.000 a 200.000 millones de euros).

La desventaja es clara: el coste es descomunal, es ineficiente (estamos dando dinero a gente que no lo necesita) y no es cierto que el efecto sobre la intención de trabajar sea neutro ya que mucha gente podría vivir con dicha renta. También supone desmontar el sistema de pensiones contributivas, donde el que más cotiza más recibe, y el gasto público sería insostenible. Es cierto que Podemos matizó su propuesta y propuso que la aplicación fuera escalonada por renta recibida, con lo que se transformaría (al menos al principio) en una mezcla de la propuesta del PSOE y Ciudadanos, un mix curioso.

¿Cuál es mejor?

Mientras Podemos no matice su propuesta con números serios, con costes asumibles, no se puede considerar como algo que se pueda implementar en España. Seguramente lo hará en el futuro y lo analizaremos desde aquí.

Respecto a las otras dos, las ventajas y desventajas están claras. La de Ciudadanos me parece muy atractiva, estimula el trabajo, saca de la pobreza a los trabajadores... pero creo que ahora mismo la urgencia está en la gente que no logra encontrar un trabajo. Ese tipo de medidas (al igual que elevar el salario mínimo) es efectiva cuando el paro es bajo, no es nuestro caso.

Sinceramente creo que la urgencia social es prioritaria y la medida del PSOE, con algunos retoques para que no estimule quedarse de rentistas, es la que necesita España en estos momentos. Al menos hasta que el paro llegue a niveles aceptables.

Imagen | psoe extremadura

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir