Compartir
Publicidad

Draghi avisa: los Estados son los que tienen que sacar el helicóptero

Draghi avisa: los Estados son los que tienen que sacar el helicóptero
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El gran día llegó. Después de mucha expectación, el BCE bajó los tipos y activó el QE II, nuevos estímulos monetarios para reactivar la economía europea. Pero lo mejor está en la rueda de prensa posterior, donde se dan pistas de lo que va a suceder en el futuro.

Draghi volvió a ofrecer espectáculo, dentro de lo que le permiten las formalidades a un Presidente de un Banco Central. Recalcó unas palabras que además han sido difundidas por el propio BCE en redes sociales para que quede claro el mensaje que lanza a los Estados: es hora de que todos rememos para evitar una nueva crisis.

La política monetaria, en el límite

El BCE ha bajado de nuevo los tipos de la facilidad marginal de depóstios, que se sitúa ya en el -0,5%. Activa de nuevo la compra de bonos en el mercado secundario (el QE II). Y dice que no va a subir los tipos hasta que la inflación llegue a los objetivos.

¿Será suficiente para evitar una nueva crisis? Aquí incluso Draghi lo ve complicado. Y en la rueda de prensa da un aviso muy importante. La propia cuenta de Twitter del BCE hace un recorte de la rueda de prensa para señalar la importancia de estas palabras:

Y es que las palabras de Draghi son claras: en los últimos años la salida de la recesión en Europa ha estado fundamentada en la política monetaria. Los Estados apenas han hecho nada. Y ya es hora de que lo hagan, es hora de la política fiscal.

Es más, recalcó que la política de "tirar dinero desde un helicóptero" (no son sus palabras literales pero sí es la interpretación que incluso da el departamento de prensa del BCE, a través de la cuenta de Twitter), es tarea de los Estados. Si para salir de la crisis hay que poner dinero en el bolsillo de los ciudadanos (que en ámbitos monetarios se denomina "tirar dinero desde un helicópero" gracias a Milton Friedman) esto lo tienen que hacer los Estados, no el BCE.

Y esto es un claro mensaje de Draghi a los Estados del norte de Europa, que han hecho muy poco para evitar la crisis del Euro y que están, simplemente, viendo como el BCE hace todo el trabajo y además de todo esto ponen pegas. Es el momento de que estimulen sus economías con políticas fiscales, con gasto. El mandato del BCE está en el límite y no hay mucho margen para hacer más.

¿Harán caso los Estados?

Lo cierto es que Alemania, uno de los máximos impulsores de la austeridad y por tanto contracción fiscal en medio de una recesión, parece estar cambiando su estrategia. Ante la desaceleración del país (y la probable entrada en recesión este trimestre) está contemplando un paquete de estímulo fiscal.

Las palabras de Draghi son un empujón para que sigan en esa dirección. Está claro: el BCE nunca va a hacer estímulos directos en la economía, lo que está haciendo es comprar bonos de los Estados para que estos desarrollen sus programas de estímulo de forma muy barata. Y ya.

¿Qué debe hacer España? El problema de nuestro país es que estamos en una situación delicada desde el punto de vista fiscal: la deuda pública es muy elevada y el déficit, aunque contenido, lo está haciendo en un escenario excelente, que se deteriorará rápidamente si las cosas empiezan a ir mal.

Realmente el mensaje de Draghi no era para España ni para los países que han sufrido de forma más acusada la Gran Recesión, sino para los países del norte de Europa que siempre han visto mal el déficit. Veremos si hacen caso, porque en nuestra mano hay poco que hacer para reactivar la economía.

Imagen | INSM

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio