Publicidad

Estas son las reformas las reformas necesarias del MIFID II ahora que el Reino Unido ya no va a ser el centro económico de Europa

Estas son las reformas las reformas necesarias del MIFID II ahora que el Reino Unido ya no va a ser el centro económico de Europa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El MIFID II (Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros) ha hecho que la banca europea se más transparente y tenga un mayor protección a la hora de invertir en los productos del sector bancario.

El MIFID II ya ha cumplido 2 años y como normativa que ve pasar el tiempo se van detectando deficiencias que hay que corregir. Una de ellas es la salida del Reino Unido, el famoso BREXIT, de la Unión Europea y, por tanto, el Reino Unido deja de ser el centro económico de Europa.

Además, existen otro tipo de factores como serían las empresas de asesoramiento financiero (EAFS) y sus excesivos requisitos que les hacen tener menos competitividad en el sector bancario.

El sector financiero europeo reclama informar a los clientes según sus conocimientos

El sector financiero europeo pide reglas más sencillas y algunas veces tienen que aplicar normas de la directivas que pueden ser difíciles de realizar.

Para se que se puedan hacer más sencilla el sector bancario europeo propone que se realice una clasificación o categoría de clientes para informarles de los productos financieros que ofrece un determinado banco, ya que en estos momentos los clientes tratan profesiones sin conocimientos financieros.

Dependiendo de los conocimientos financieros de los clientes y el tipo de producto que se le quiera ofrecer, la información varie y así se pueda adaptar el argumento al cliente que se tiene delante.

Claramente existen un diferenciación entre un cliente profesional o con conocimientos avanzados y un cliente con pocos conocimientos, ya que los clientes más preparados entienden mejor los riesgos de inversión que pueden tener ciertos productos.

Existe un importante volumen de información que hay que explicar a los clientes, y por tanto, para los clientes más profesionales se le explicar de una manera diferenciada.

El sector bancario europeo pide simplificar el procedimiento de diferentes servicios de inversión al mismo cliente por diferentes proveedores

El sector financiero europeo ha pasado de una regulación poco intrusiva con el MIFID I a otra regulación con un excesivo intrusismo como es el MIFID II, hasta llegar el punto que el sector financiero europeo reconoce que llega momentos que el cliente no reconoce discriminar lo importante de lo que no lo es.

La excesiva información que se le debe proporcionar al clientes es criticada por las empresas de asesoramiento financiero (EAFS), que indican que muchas ocasiones la documentación se duplica, ya que le llega por su asesor personal y por la entidad bancaria que comercializa el producto.

Con esto se demuestra que el MIFID II que existe demasiada protección por parte del inversor europeo y que se encuentra con demasiada información y documentación que se tendría que revisar.

Este procedimiento se puede hacer una manera más sencilla en la directiva que trata de la venta de diferentes servicios de inversión al mismo cliente por parte de diferentes proveedores.

Las empresas de asesoramiento financiero (EAFS) y las gestoras han sido perjudicadas por MIFID II

Se puede considerar que las empresas de asesoramiento financiero (EAFS) han sido las más perjudicadas por la aplicación del MIFID II. La MIFID II ha traído más profesionalización del sector, pero no ha facilitado la transición de la distribución de productos a un sistema basado en asesoramiento.

El sector bancario europeo piensa que la protección no viene por el exceso de papeles sino que hay que reformar el asesoramiento para la recomendación de un servicio o producto a un cliente para su beneficio y no de la entidad bancaria.

El MIFID II tiene grandes deficiencias en la transparencia de los costes y comisiones que aplican las entidades bancarias del sector bancario europeo, ya que el modelo que se aplica de retrocesiones en la distribución de fondos de inversión tendría que identificar cada servicio y sus costes.

Con la aplicación de MIFID II ha habido un descenso de las retrocesiones percibidas de las empresas de asesoramiento financiero (EAFS) como su fuente de ingresos. Pero esto no está pasando con otras empresas que ofrecen servicios de inversión.

Otras de las reivindicaciones que hace el sector bancario europeo sobre el MIFID II es el cambio del abultado precio de los análisis de mercado, mucho mayor que en Estados Unidos, y la obligación de separar los gastos de análisis financieros de las comisiones operativas.

Las gestoras del sector con la aplicación de MIFID I incluían los costes de análisis y la ejecución de las comisiones que se aplicaba directamente a los fondos y que lo pagaba el inversor, pero el inversor no sabía cuánto pagaba. Con la aplicación de MIFID II las gestoras deben asumir estos costes o que lo pague el inversor con su consentimiento.

Con la aplicación MIFID II ha hecho que las gestoras destinen menos en investigación y análisis financiero, ya que lo tienen que asumir ellas la mayoría de veces, y se corre el riesgo de que nadie las cubra por realizar poca investigación.

El sector bancario europeo no quiere una directiva del Reino Unido

El Reino Unido fue el principal ideador del MIFID II, por con su salida de la Unión Europea, se da pie a cambios en los puntos de la directiva que no les han cuadrado del todo al sector financiero.

El MIFID II ha cumplido a la perfección con su propósito de proteger a los inversores europeos y así conseguir un sistema financiero mucho más seguro y a la vez transparente, y a la vez reguló vacíos que había de la anterior directiva.

Aunque el MIFID II ha dotado de mejoras en la formación y una mayor información a los inversores europeas, necesita algunas mejoras para seguir evolucionando y adaptándose a la realidad que vive el sector financiero en Europa.

Una vez que se aplique el BREXIT la gran competencia del sector bancario europeo vendrá por parte de las entidades bancarias del Reino Unido, y además, el sector bancario europeo tendrá que seguir una directiva potenciada por su principal competidor relacionado con temas de volumen y liquidez.

El sector bancario europeo tendrá que competir con el sector bancario del Reino Unido y el MIDIF II fue impulsado por ellos, por tanto, la Unión Europea se debe plantear realizar una evolución de directiva del sector bancario adaptándose más al nuevo sector bancario europeo.

En El Blog Salmón | Estas son las alternativas de Boris Johnson para afianzarse en el poder y evitar ser engullido por la vorágine del Brexit

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios