El crecimiento en China y EEUU empieza a ralentizarse: es hora de revisar las expectativas optimistas de España

El crecimiento en China y EEUU empieza a ralentizarse: es hora de revisar las expectativas optimistas de España
5 comentarios

En economía siempre hay osos agazapados para lanzar uno de sus desgarradores zarpazos bajistas a la economía y a los mercados, y ahora hay uno esperando pacientemente con las uñas bien afiladas.

Especialmente en esa España tan salvajemente azotada por una nefasta gestión de la pandemia que sólo haría peor la crisis, nos hemos cansado de oír que ya llega el crecimiento económico y la recuperación. Y hacen un especial y efusivo énfasis propagandístico en cuándo volveremos a alcanzar niveles pre-pandemia, tratando de envolvernos en un tupido tul que nos haga olvidar todo a los que hemos asistido tan estupefactos.

Pero la política suele ir por un camino dirigista y prefijado, mientras que la economía va por el camino de la realidad más objetiva y cuantificable. Así, ahora empiezan a publicarse cifras económicas en los líderes mundiales que nos hacen preguntarnos… ¿Crecimiento? ¿Qué crecimiento? Y es que, tras el paréntesis y todos los estímulos que han narcotizado una vez más nuestras socioeconomías, enmascarando los problemas de base, EEUU y China empiezan de nuevo a ralentizarse. Y eso son pésimas noticias para todo el mundo, incluida nuestra extremadamente frágil España.

Los políticos se han jugado todas sus cartas en la baza de “La recuperación del olvido”

El Crecimiento En China Y Eeuu Empieza A Ralentizarse Es Hora De Revisar Las Expectativas Optimistas De Espana 2

Lo cierto es que no ha sido sólo cosa de España, pero prácticamente todos los políticos del mundo que se precien han fiado a la recuperación económica la recuperación de sus (en general) deteriorados niveles de popularidad. A ello han llegado tras la devastación de una pandemia que es mucho peor económicamente en los países que la han gestionado de forma más nefasta. Mucho me temo que, ateniéndonos a los datos más objetivos, y obviando los Telediarios que parecen hechos para “Minions”, España va a ser que sólo puede ser incluida entre estos últimos.

Lo cierto es que en lo que se refiere a la gestión de la pandemia, y especial en lo relativo a la crisis que su negra estela ha dejado en nuestras socioeconomías, hay niveles y niveles. La crisis no ha azotado a todos los países por igual ni mucho menos, y muy demostrativamente, allí donde la gestión de la pandemia ha sido de calidad, la consiguiente crisis ha sido minimizada. En España no podemos sacar pecho de nada en este sentido, sino que más bien nuestros dirigentes deberían mostrar un sonrrojo y una asunción de responsabilidades que no conocen ni se le espera (al menos no como ejercicio de auto-crítica madura y verdadera).

Pero la economía es tozuda y la evidencia es objetiva, y desde multitud de medios y entes económicos mundiales de gran reputación se expone la debacle económica española como digna de mención especial. Noticias que aportan datos objetivos y cuadros comparativos en este sentido los hay a toneladas, sin ir más lejos por ejemplo este artículo del Fondo Monetario Internacional de hace unos meses en el que las cosas quedan meridianamente claras, por mucho que a algunos les venga muy muy mal. Y tras leer los datos objetivos y contrastables, hagan ustedes el responsable ejercicio de atreverse a ver un poco los Telediarios, y simplemente comparen cómo nos venden realidades para-lelas.

Pero el animalillo político español es una especie “para darle de comer aparte” (o directamente para no darle de comer), que no entiende del bien común, ni de ética, ni de objetividad, y que sólo mira por su propio ombligo y por el de su círculo de influencias más cercado. A la mayoría de nuestros animalillos políticos no le importa tan apenas el futuro del país como nación, ni del pueblo ni a título individual ni colectivo. El objetivo de esta desnaturalización informativa sería el de lograr que cale entre el público en general la sensación de que el daño extra, que nos fue infligido en parte innecesariamente, ahora ya puede ser considerado como simple agua pasada, y que nos hemos recuperado.

Y aparte de que de agua pasada nada de nada, puesto que esta crisis ni mucho menos ha acabado y nos queda un largo y doloroso camino por recorrer, incluso aunque la recuperación española sacase ventaja a la de otros países desarrollados, tampoco en ese caso nuestros dirigentes podrían sacar pecho de su gestión. No podemos olvidar que en España la debacle no ha traído toda la destrucción que podría haber traído simple y llanamente por el dinero de nuestros hermanos europeos.

Efectivamente, han sido los miles de millones que nuestros vecinos voluntariamente han entregado tan solidariamente a España lo que nos ha apartado del abismo. Sin ese dinero muy probablemente España S.A. estaría ya totalmente quebrada y sin crédito, por lo que sacar pecho de la gestión económica propia, cuando ha sido el dinero ajeno el que te ha salvado, es como enorgullecerse de no haber llegado tan mal a la línea de meta porque te has bebido el agua de otros corredores cuando la pájara amenazaba con dejarte en la cuneta. Pero aquí hay gente (y políticos) para todo.

Así, tratan de evitar que el pueblo sea consciente de que en realidad el agua, en vez de pasada, está más estancada que en una ciénaga, y que huele a podrido en todos los rincones y a todos los niveles de nuestra socioeconomía. Sí, el hedor sigue siendo penetrante incluso a ese nivel que ahora sólo han pasado a dictar desde los entrebastidores, porque no quiere figurar como responsable bajo ningún concepto en el próximo error garrafal, y sólo salir al escenario para dar vaselina y buenas noticias.

Cualquier día vemos a un portavoz político ataviado de niño de San Ildefonso y cantando el premio gordo del próximo sorteo de Navidad. Y luego las cifras económicas nos las dará el becario del Ministerio de Economía, que será después ajusticiado y despedido como cabeza de turco responsable único de toda la mala gestión económica. Esto es España, y en nuestra mano está perdonar pero no olvidar en las urnas, y votar para cambiar toda esta clase política que padecemos (toda). Es algo que podemos y debemos conseguir, y que nos hará más europeos (de verdad), al lograr tener una socioeconomía de más calidad y que aporte más bienestar.

Más allá de la escopeta nacional, el panorama internacional tampoco empieza a pintar bien, y eso es aún peor

El Crecimiento En China Y Eeuu Empieza A Ralentizarse Es Hora De Revisar Las Expectativas Optimistas De Espana 3

Pero por si éramos ya pocos en problemas económicos, llegó la abuela y nos trajo aún más (y más preocupantes) retoños asalmonados. El hecho es que, como era de esperar, tras la nueva ronda de estímulos masivos repartidos a diestro y siniestro por los bancos centrales, en ese nuevo y matizable papel de rescatadores de último recurso de la economía, y cuando por ejemplo en la rezagada Europa aún vemos destellos de esperanza con la recuperación del sector manufacturero, ahora va bajando la marea y quedan expuestas las vergüenzas económicas. Efectivamente, tras una recuperación que en inicio fue casi tan violenta como la brutal caída precedente (algo lógico y de esperar al ser por un cisne negro con buena dosis de coyuntural), ahora la recuperación económica empieza a aflojar.

Lo cierto es que por ahora no se pueden echar a la economía al rio, pero tampoco podemos echar las campanas al vuelo como están haciendo interesadamente nuestros políticos. De hecho, en ese líder mundial que sigue siendo Estados Unidos, algunas de las últimas cifras económicas publicadas muestran una clara y preocupante ralentización de la recuperación, cuando no casi una potencial marcha atrás en el futuro. Lo cierto es que el consumo de los estadounidenses sigue más o menos fuerte en media, y eso está sujetando una inflación que también se mantiene fuerte a pesar de los últimos retrocesos de Agosto. Pero no olviden que el consumo no es un indicador adelantado, sino más bien retrasado. Y además todo esto está ocurriendo cuando en la mayoría de los indicadores todavía seguimos más bien lejos de recuperar los niveles pre-pandemia. Vamos, que lo del discursito de muchos políticos internacionales (y nacionales) de que esto ya es agua pasada y que echemos “pelillos a la mar”, en realidad sólo trae agua estancada y pelillos que huelen mal.

Y para valorar esas algunas divergencias entre Europa y EEUU, por ejemplo, tengan en cuenta que, aún hoy por hoy, EEUU no sólo es el líder del mundo capitalista, sino que como líder va siempre adelantado en el ciclo económico. Lo que acontece allí en los ríos salmoneros, muchas veces acaba por llegar unos meses más tarde a Europa y a parte del resto del mundo. Pero bueno, al fin y al cabo, hay más países con gran peso económico en el conjunto mundial, y ya no todo depende única y exclusivamente del devenir económico de Estados Unidos. Así que inevitablemente miremos un poco también a la que ya es desde hace años la segunda gran economía del planeta (con permiso de la zona Euro como conjunto agregado). Sí, hablamos de China.

Pues hablando desde el punto macroeconómico más general, China tampoco aporta muchas notas para el optimismo, sino más bien trae todavía más motivos para la preocupación. Efectivamente, no es sólo Estados Unidos, sino que tanto el primero como también China se puede decir sin mucho margen de error que ya están consolidando una clara desaceleración económica, y que ésta está sucediendo incluso con mayor intensidad de lo que se preveía hace tan sólo unos meses. Es cierto que de momento este escenario sólo asoma por los indicadores adelantados de la economía, y que éstos a veces yerran, pero no es menos cierto que las señales son claras, generales, y además afectan tanto a EEUU como a China. Vamos, que serán sólo indicadores adelantados, pero es altamente probable que hoy por hoy sólo estén haciendo honor a su nombre en su acepción más literal.

Lo de EEUU puede ser preocupante, pero lo último de China es directamente para no dormir

El Crecimiento En China Y Eeuu Empieza A Ralentizarse Es Hora De Revisar Las Expectativas Optimistas De Espana 4

A pesar de los titulares de esa propaganda mediática china que supera con creces a la de los países desarrollados, la economía china no va ni muchos menos tan bien como nos publicitan, y hace aguas por varias vias. Algunos de los indicadores chinos sí que dan pistas de lo que puede estar ocurriendo de verdad allí bajo su habitual maquillaje de las cifras macroeconómicas. Pero lo cierto es que el termómetro que no engaña, y que incluso en una economía hiper-intervenida como la china sigue ejerciendo en cierta medida su econométrica función, son esas bolsas chinas que resulta que presentan últimamente una evolución muy negativa.

Así, el índice compuesto MSCI China acumula en este año en varios de los índices que engloba caídas de entre el 10% y el 30%. Especialmente sangrante ha sido la evolución de las atacadas tecnológicas chinas, que han visto zambullirse el precio de sus acciones con inversores que huían aterrorizados por el asalto al sector por parte del temible rodillo represivo del gobierno chino. Medios como The Economist ya anticiparon que este asalto iba a suponer un antes y un después en las tecnológicas chinas (con que siga habiendo un después ya se ganaría bastante). La pregunta del millón aquí sería, dentro de ese terreno mayormente inexplorado que es el sub-liderazgo económico chino como segunda potencia mundial, si China está acabando por ser una economía que va adelantada en el ciclo económico al igual que la de EEUU. Es que lo de ser wannabe aspirante a líder mundial no sólo hay que publicitarlo, sino que además se debe ejercerlo y demostrarlo objetivamente.

Pero no decíamos que lo de China es para no dormir por lo expuesto hasta aquí. No, no somos así de agoreros, sino que realmente hay otra noticia proveniente de China que es literalmente “para no pegar ojo”. El tema más tórridamente caliente de la economía china ahora mismo es que está empezando a sufrir su propio momento Lehman Brothers nacional, con la debacle de la macro-empresa inmobiliaria china Evergrande. Esta empresa ha dejado a millones de ciudadanos chinos endeudados hasta las cejas por unas propiedades que no van a recibir jamás, y a los mercados temblando por la situación de una mastodóntica deuda de una compañía por la que nadie responde, y que está diseminada por todo el tejido socioeconómico chino con consecuencias imprevisibles. Vamos, una suerte de Lehman Brothers en toda regla, de esas gravísimas crisis que algunos sectores siempre nos decían que nunca jamás podrían ocurrir en una economía como la de China, que siempre nos han vendido como el ideal de los ideales.

Por que se hagan una idea de la colosal dimensión del problemón que les ha estallado entre las manos en el gigante rojo, la devastadora crisis subprime tuvo su origen en un agujero de Lehman que sólo diremos que está en el mismo orden de magnitud que el de Evergrande, puesto que este tipo de deudas diseminadas por todo el sistema y con implicaciones en cascada realmente son muy difíciles de cuantificar con rigor. El agujero de Evergrande asciende como un cohete hasta la estelar cifra astronómica de más de 300.000 millones de dólares al cambio, y eso se suponía que lo iban a tener que gestionar en una economía que sigue siendo más pequeña que la de EEUU, por lo que el multiplicador del esfuerzo y el desgaste económico que Evergrande supone es realmente muchísimo mayor en el caso chino, así como la posible potencia de su efecto dominó. De hecho, este potencial tsunami económico está afectando severamente a las bolsas mundiales, como ya ocurriera en la sesión de ayer de descensos muy acusados, y probando anticipatoria la alarma de alerta temprana que un servidor ya hizo sonar la semana pasada.

Y digo ante todo esto las autoridades chinas dijeron en su momento que no pensaban rescatar ni intervenir Evergrande, en lo que ha supuesto una temeraria e inconsciente acción. Sin embargo, la propaganda china no dudó en instrumentalizar para vendernos al mundo capitalista que China era más capitalista y ortodoxa que esos EEUU, en los que usaron dinero público para rescatar a una empresa privada como Lehman.

Lo de Lehman Brothers puede acabar habiendo sido un simple “juego de niños”

El Crecimiento En China Y Eeuu Empieza A Ralentizarse Es Hora De Revisar Las Expectativas Optimistas De Espana 5

Pero ya saben que incluso en la hiper-intervenida China el rio de la economía fluye con su propia fuerza, y las autoridades chinas se están arriesgando a aprender por las bravas lo que es el devastador efecto económico del dominó. De hecho, donde hace tan sólo unos pocos días allí dijeron que no iban a hacer tan apenas nada, ahora los dirigentes chinos parecen haberse aterrorizado y han tenido que dar marcha atrás de forma desesperada. Así, ahora la ortodoxia capitalista y la propaganda allí se la están “tragando con patatas”, y sin reconocer su grave error (nunca lo hacen) en un momento clave cuando aún había algo de margen de maniobra, ahora el banco central chino ha optado por tratar de sujetar como puede su economía ante la debacle de Evergrande. El PBOC se ha visto finalmente abocado a la desesperada a tener que inyectar nada más y nada menos que 139.000 millones de dólares en el sistema (que en Yuanes y en capacidad de compra según el estándar chino es mucho mucho más que en revalorizados dólares).

Efectivamente, son cifras de vértigo, y parece que al final lo de Evergrande es extremadamente grave y sistémico. De hecho, no duden de que podríamos estar asistiendo a los inicios del próximo gran cisne negro para la economía mundial. De ser así, tendría su epicentro de nuevo en China, paradójicamente igual que la crisis inmediatamente anterior (y que seguimos padeciendo), con la pandemia surgida en ese Wuhan donde casualmente se encuentran las instalaciones del laboratorio de virología del gobierno chino. Y es que ahora sabemos que, un mes antes de las primeras infecciones oficialmente reconocidas entre la población de la calle, también casualmente fue allí donde hubo varios virólogos de dicho laboratorio que tuvieron que ser misteriosamente hospitalizados.

Por este tipo de temas es por lo que hace más de año y medio desde aquí ya demandábamos una investigación internacional sobre este turbio asunto del origen verdadero del COVID-19, y gracias a la cual ahora nos vamos enterando de todo esto. Y es que, si algo tienen los chinos, es que mienten como bellacos, así que imaginen la que pueden tener ahora mismo allí montada con lo de Evergrande. Joé con China.

Y el tema ya no es lo abismal del agujero que se abre en la economía china, ni que sus autoridades estén reaccionando tarde y mal como ya ocurriera con la gestión de la pandemia (sin entrar en el tema de su posible origen), ni tan siquiera que la economía mundial esté todavía luchando encarnizadamente por sobrevivir en el maremágnum del COVID-19. El gran problema que sufriríamos si Evergrande acaba por explotar a lo Lehman chino es el estado en el que va a coger a nuestras socioeconomías. Estamos actualmente en un contexto con un peligro de degenerar en una época de estanflación, que además ocurriría en un momento de máximos históricos de estímulos monetarios y fiscales en casi todos los países del mundo. Por si eso no fuera poco, el rastro de la pandemia ha deteriorado fuertemente la deuda de casi todos los países del mundo, y en términos globales la deuda ha pegado en media un largo salto de casi 20 puntos del PIB mundial, alcanzando la inconcebible marca de situarse en el 370%. Casi nada.

El Crecimiento En China Y Eeuu Empieza A Ralentizarse Es Hora De Revisar Las Expectativas Optimistas De Espana 6

Es decir, que en un momento en el que algunas de las mentes más brillantes y previsoras en economía ya estaban alertando de que en poco tiempo tendríamos que empezar a pensar en planes de ajuste fiscales para tratar de reconducir toda esta fiesta rave de “deuda para todos”, va y asoma por el horizonte otro cisne negro, que no podría sino acabar demandando más estímulos y más deuda. Así que ya se pueden imaginar con todo esto en lo que se nos puede quedar en España esa "fulgurante" recuperación (al menos según nos la venden). Vamos, lo que nos faltaba en España y en el mundo, y en este planeta ya sólo falta que suframos una invasión alienígena (igual era la solución a la vista del género humano, y no es tan broma). Así que todo eso nos deja en pleno campo de batalla de una potencial cruenta guerra “subprime a la china” y con las armas totalmente descargadas. ¡Al ataque, mis valientes! Y tan valientes, porque lo de gritar “fuego a discreción” va a ser que en esta ocasión ya no es ni posible…

Imágenes | Pexels photocollections | Pexels erxmart | Pixabay publicdomainpictures | Pexels cottonbro | Pixabay jfgagnonphotograhie | Pixabay winchweb

Temas
Inicio