Compartir
Publicidad

El desastre de la subasta eléctrica: causas, problemas e ineficiencia en CESUR

El desastre de la subasta eléctrica: causas, problemas e ineficiencia en CESUR
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal y como ya expliqué en el post anterior, la subasta CESUR es una subasta que fija el precio de la electricidad en las tarifas reguladas, pero claro, este tipo de subasta, sólo levanta interrogantes que ahora están en entredicho después del último batutazo vía BOE para fijar los precios de la electricidad y el mecanismo de fijación de precios en el mercado de futuros.

Para ver el origen de la subasta CESUR nos tenemos que remontar a 2007, cuando Miguel Sebastián a las órdenes de Zapatero, se dispusieron a "liberalizar" el mercado eléctrico. El primer problema que surgió en aquel momento es que realmente no se quiso hacer un mercado libre de la electricidad en todos los sentidos y sencillamente se fijaron unas reglas muy concretas para aquellos consumidores que quisieran escoger un determinado formato de tarifa eléctrica. Así se procedió a crear la Tarifa de Último Recurso, tarifa controlada por el Gobierno con el acuerdo de las eléctricas y con una previsión trimestral de precios que debía convivir con las "tarifas libres".

¿Por qué hay una subasta de precios para la TUR?

En un mercado regulado como es el mercado eléctrico, se hace imprescindible para los Gobiernos establecer un sistema de fijación de precios a futuro, que tenga el control del Gobierno y que haga posible una previsión de los costes eléctricos que tienen que afrontar los consumidores. El camino posible para fijar un precio a futuro, es acudir a los contratos de futuros, que son justamente los vehículos financieros que fijan un precio en el tiempo, en función de diferentes variables. El mercado de futuros de la electricidad, es un mercado que lleva bastante tiempo operando, mediante diferentes mercados y el Ministro de Industria decidió en su momento, regular una subasta concreta dentro del mercado de futuros de la electricidad. Así se creó la subasta de CESUR (Contratos de Energía para el Suministro de Último Recurso) como sistema de fijación de precios para la TUR.

La tarifa de último recurso, la componen dos variables (aparte de impuestos, términos de potencia y demás):

  • Coste de peajes y transporte, que es precio fijado por el Ministerio de Industria y que tiene un peso del 52% en el coste final de la electricidad
  • Coste de la electricidad real consumida, que tiene un peso del 52% del coste y que se fija mediante el mecanismo de subasta eléctrica en CESUR que acabamos de describir.

Con este esquema en mente, el Gobierno sólo dio ficha a cinco empresas para que puedan comercializar esta tarifa de último recurso y se veía en la obligación de crear un sistema de fijación de precios a futuro para poder fijar el coste de la energía para los consumidores. El sistema eléctrico tiene una subasta diaria que fija el precio de la electricidad entre productores, comercializadores y clientes y que es un precio que cambia cada día y la creación de otro mercado paralelo que permita fijar el precio a futuro, que es la subasta CESUR.

¿Por qué hay bancos participando en la subasta eléctrica de CESUR?

Para que compradores y vendedores se pongan de acuerdo en un mercado que no opera al contado, tiene que existir a la fuerza un intermediario que garantice los derechos y obligaciones de las partes en el futuro, existen unos sistemas que aseguran los riesgos de los contratos a futuros y existen agentes que financian las operaciones dentro de dichos contratos de futuros. Tal y como se lee entre líneas, estos agentes no son otros que brokers y bancos, por lo que no debe extrañarnos en absoluto que existan entidades financieras dentro de cualquier operación de contratos en futuros.

La creación del mercado regulado de futuros de la electricidad y la fijación de precios a futuro tal y como hace CESUR, requiere operar dentro de un mercado de futuros en los que los bancos son juez y parte del mismo y las eléctricas operan en simultáneo como compradoras y vendedoras. Por si este "mercado", tiene pocas restricciones, tengamos en cuenta que en principio sólo tenemos "cinco compradores" de electricidad en CESUR, que serían las cinco empresas autorizadas a suministrar energía dentro de la Tarifa de Último Recurso si cerramos el sistema de subasta al resto de agentes.

Por parte de los productores, tenemos a las empresas que gestionan las centrales y las unidades de producción eléctrica. Si a estos pocos actores le sumamos que la cantidad de energía que se subasta en CESUR está limitada, (se conoce el número de clientes y su consumo estimado), no existe un mercado como tal para crear un sistema de fijación de precios a futuro.

La evolución del precio de la electricidad en el mercado de futuros

evolucion precios mercados de futuros

En teoría, un mercado libre de futuros que opere un gran volumen de compradores y vendedores, tiende a representar el valor medio de las operaciones realizadas al contado durante la duración de los contratos. Esto es la teoría de un comportamiento perfecto en el mercado de futuros pero estos mercados tienen más complejidad cuando el bien sobre el que opera el subyacente no es almacenable y el mercado es fuertemente asimétrico en las fuentes de información con pocos agentes en compra y venta. Por ejemplo, los datos de demanda, capacidad productiva de centrales, evolución de costes auxiliares... Todos estos factores que determinan la cotización del contrato, no son conocidos o determinados con facilidad por agentes externos al sistema eléctrico.

La electricidad, no es almacenable, por lo que para formar un precio a futuro, se tendrá en cuenta la predicción de los precios medios en las subastas diarias que se realicen durante el periodo de entrega de los contratos a plazo y de la prima de riesgo en función de las expectativas de mercado. El mercado eléctrico se ve condicionado por la actividad económica, la temperatura, los costes del gas, el petróleo y el carbón, el volumen de reservas hidrológicas y la presión legislativa que alteran los precios de cada una de las partes que intervienen.

Con esta tesitura, el mercado eléctrico ya es mercado inflacionista persé, cuyo coste de la energía diaria viene limitado por el precio máximo ofertado en la subasta diaria, lo realmente extraño es que el contrato de futuros cotizara por debajo del contrato diario por lo que la tendencia generalizada de un contrato de futuros de estas características es que su precio sea superior al coste medio del mismo periodo en la subasta al contado, por el propio factor de riesgo del futuro.

Tal y como se puede deducir, los precios del mercado de futuros cotizarán normalmente por encima que el coste al contado, coste que ya de por sí no se fija de manera correcta al obligar a precios de máximos en todos los casos.

Qué soluciones tenemos para fijar mucho mejor los precios de la electricidad?

Los riesgos que más pesan sobre el precio en los mercados de futuros son la duración de los contratos, puesto que a mayor duración de contratos, mayor incertidumbre y mayor prima de riesgo, el riesgo de volumen de subasta, que es un riesgo sencillo puesto que si se obliga a asumir en una sola subasta una cantidad muy importante de electricidad, los precios tienden al alza, los costes propios de los agentes que intervienen en la subasta (OMEL y resto de intermediarios, cobran un verdadero pico por cada una de las subastas que se hacen), las limitaciones legales a la hora de producir electricidad, venderla o incluso posibilidad de comprar electricidad de manera directa por empresas pequeñas y como peor mal de fondo, el propio sistema de fijación de precios del mercado de la electricidad de contado (el precio más elevado es el aceptado por todos) y el precio en el mercado de futuros.

En todo caso, está claro que la planificación energética del país y en particular el mercado eléctrico, requiere una revisión y reestructuración completa, porque en la tesitura actual, es materialmente imposible que se hable de mercado y que los precios de la electricidad no sigan mostrando una escalada continua en los precios.

Más Información | CNE, Energia y Sociedad, BOE En El Blog Salmón | El Gobierno fija por decreto la subida de la luz en un 2,3 %, Competencia anula la subasta energética, ¿qué está pasando?, Tarifazo eléctrico: la factura de la luz se incrementará un 11% a partir de enero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio