Compartir
Publicidad

¿Es el Brexit el final de Gibraltar como paraíso fiscal?

¿Es el Brexit el final de Gibraltar como paraíso fiscal?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El peñón de Gibraltar es un lugar peculiar desde el punto de vista económico. Aunque no hay datos oficiales sobre el número de empresas registradas en el territorio, se estima que son no menos de 25.000, en su mayor parte compañías no residentes (off-shore). Dado que el número de hogares censados en Gibraltar es poco más de 11.000, o bien los gibraltareños son los emprendedores más extraordinario del mundo, o bien existe un fuerte incentivo para que las empresas se instalen allí.

El atractivo de Gibraltar para empresas multinacionales es evidente: el territorio forma parte de la Unión Europea, lo que implica acceso al mercado único, pero a la vez tiene autonomía fiscal, bajísimos impuestos y regulaciones muy flexibles. No sorprende, por tanto, que la roca sea el paraíso de las empresas de apuestas online.

La presencia de tal cantidad de empresas hace de Gibraltar un lugar con alto nivel de vida y pleno empleo, en contraste con las comarcas fronterizas españolas, azotadas por la crisis económica y con altas tasas de paro. Sin embargo, el panorama ha cambiado radicalmente desde que en junio de 2016 la mayoría de los británicos decidiera abandonar la Unión Europea. Salvo que deje de formar parte del Reino Unido, Gibraltar abandonará la Unión Europea irremediablemente junto a su metrópoli. ¿Será el fin del paraíso fiscal de Gibraltar?

El régimen especial de Gibraltar dentro de la Unión Europea

Pese a estar considerado por las Naciones Unidas como un territorio colonizado, Gibraltar entró en la Comunidad Económica Europea junto con el Reino Unido en 1973. Por entonces, la Verja aún separaba a los gibraltareños del territorio español. Gibraltar entró en el club europeo con condiciones especiales como "territorio europeo cuya política exterior depende de otro estado" (refrendado en el artículo 355.3 del Tratado de Lisboa). De este modo, Gibraltar está fuera de la unión aduanera y del área de IVA (al igual que Canarias, Ceuta y Melilla, aunque ninguno de estos territorios está en el continente europeo).

Gibraltar está fuera de la unión aduanera y del área de IVA, al igual que Canarias, Ceuta y Melilla

La adhesión de España a la Comunidad Europea en 1986 obligó a la apertura de la verja para permitir la libre circulación de personas. Desde entonces, la atractiva fiscalidad gibraltareña se ha convertido en un polo de atracción para las inversiones regionales, en detrimento de las comarcas españolas fronterizas. A cambio, miles de españoles del deprimido Campo de Gibraltar tuvieron la posibilidad de encontrar trabajo en el peñón.

Conscientes de su privilegiado estatus dentro de la Unión Europea, los ciudadanos gibraltereños votaron en masa a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (tan solo el 4% apoyó el Brexit). Sin embargo, su fuerza no fue suficiente para evitar el voto mayoritario a favor de la salida.

¿Es Gibraltar realmente un paraíso fiscal?

Son muchos los indicios que justifican considerar a Gibraltar como un paraíso fiscal. Aparte de la presencia de miles de sociedades off-shore en un territorio de apenas 30.000 habitantes, en el peñón se han llegado a vender 117 millones de cajetillas de tabaco anuales (si se consumieran en la roca, equivaldría a más de 10 cajetillas diarias por habitante, niños incluidos), propiciando acusaciones de contrabando de tabaco a nivel europeo. La industria del juego online 'ahorra' (o evade, según la interpretación) millones en impuestos gracias a la fiscalidad gibraltareña, y la roca ha sido escenario de sospechosas transacciones de empresas vinculadas a Vladimir Putin y otros líderes de repúblicas exsoviéticas.

El impuesto de sociedades en Gibraltar es el 10%, no hay IVA ni impuesto de patrimonio

Hasta 2011, las sociedades registradas en Gibraltar pero cuyos negocios se desarrollaban fuera tenían un impuesto de sociedades literalmente imbatible: 0%. Ello explica el elevadísimo número de sociedades off-shore, y las comprensibles quejas de España ante una situación considerada como competencia desleal. Desde entonces existe una 'tarifa plana' del 10%. En la roca, además, no hay IVA ni impuesto de patrimonio o sobre las rentas de capital.

Al ser parte de la Unión Europea, Gibraltar debe cumplir con las regulaciones fiscales europeas, de ahí que no esté en la lista oficial de territorios que las instituciones comunitarias consideran paraísos fiscales (dicha lista sí incluye la isla de Guernsey, una dependencia autónoma de la corona británica que oficialmente no pertenece a la UE). Pero precisamente la pertenencia a la Unión Europea es la gran ventaja competitiva de Gibraltar respecto a otros estados con bajos impuestos corporativos como pueda ser Andorra.

Qué pasará tras el Brexit

Dado que las negociaciones del Brexit apenas están comenzando, es pronto para aventurar detalles, pero el nuevo estatus de Gibraltar será mucho menos privilegiado: salir de la Unión Europea supone perder el derecho de passporting, es decir, la posibilidad de que una compañía incorporada en el peñón desarrolle actividades económicas en el resto de la Unión. Probablemente Gibraltar aprovechará la salida de la UE para relajar aún más su fiscalidad, pero las compañías gibraltareñas que quieran operar en el mercado único se verán obligadas a establecer una sede en algún país de la Unión.

Los datos de millones de europeos se almacenan en un túnel de la II Guerra Mundial bajo el peñón

Uno de los sectores más afectados será el de las apuestas digitales. Las grandes empresas del ramo comienzan a plantear su traslado desde Gibraltar a Malta, un movimiento con efecto negativo en España ya que muchos de sus trabajadores son españoles que se desplazan a diario a la roca. También habrá que trasladar los datos de millones de clientes europeos que hoy en día se almacenan en un túnel de la II Guerra Mundial excavado bajo el peñón.

El Brexit supondrá tambien el desbloqueo de regulaciones europeas que actualmente se encuentran en suspenso a causa de Gibraltar, por ejemplo las reformas del cielo único europeo bloqueadas por el Reino Unido por la situación del aeródromo gibraltareño (construido en un territorio que oficialmente nunca fue cedido por España). A cambio, Gibraltar dejará de recibir presiones (y sanciones) europeas por el incumplimiento de normativas comunitarias, por ejemplo debido al repostaje de grandes barcos.

España será la única puerta de Gibraltar al mercado europeo

Aduana de Gibraltar

La gran novedad en la nueva relación entre Gibraltar y la Unión Europea será el papel de España. La salida del Reino Unido supone que en caso de conflicto entre ambos estados la Unión respaldará la posición española. El acceso de Gibraltar al mercado europeo deberá contar con el beneplácito de España, que tendrá la posibilidad de exluir a Gibraltar de cualquier acuerdo bilateral entre el Reino Unido y la UE.

España no es partidaria de castigos radicales, sino de un soft Brexit donde la situación cambie lo menos posible, consciente de que la riqueza del peñón tiene un importante impacto económico positivo en el resto de la región. Sin embargo, el gobierno español podría verse forzado a adoptar una posición dura ante la escalada verbal de políticos británicos que han llegado a amenazar con la guerra.

Llegados al punto de un divorcio no amistoso, el Campo de Gibraltar perdería la riqueza asociada a los españoles que trabajan en el peñón, pero Gibraltar perdería totalmente su acceso al mercado europeo y habría de volcar su economía hacia Gran Bretaña, a miles de kilómetros de distancia. En el otro extremo del espectro, una solución que podría contentar a ambas partes sería la cosoberanía: Gibraltar sería a la vez territorio británico y español y, como tal, europeo. Pero no es un escenario que se vislumbre a corto plazo.

En cualquier caso, el cambio de panorama para la economía gibraltareña es tan relevante como el de 1986 (aunque en sentido contrario). Es posible que Gibraltar siga actuando como un paraíso fiscal tras el Brexit, pero ya no tendrá su mayor ventaja competitiva: el libre acceso al resto del mercado europeo.

En El Blog Salmón | Así podría España "sacar tajada" del Brexit

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos