La normalización turística no llegará realmente hasta la primavera del 2022, entrevista a Julio Bruno, CEO de TimeOut

La normalización turística no llegará realmente hasta la primavera del 2022, entrevista a Julio Bruno, CEO de TimeOut
1 comentario

El turismo es fundamental para la economía española, que está viviendo una doble tormenta perfecta provocada por la Pandemia de la Covid19 y el Brexit (ya que los británicos son el principal cliente del sector turístico español). Con un 2020 horrible para el turismo y un 2021 complicado, veremos como es la recuperación de la principal industria de España.

De estos y otros temas hemos querido hablar con Julio Bruno, CEO de TimeOut, una empresa de medios de comunicación enfocados al turismo y tiempo libre basada en Londres. Julio además ha sido directivo antes en TripAdvisor y TravelPort, por lo que tiene una posición que nos parece muy interesante para hablar sobre turismo en este contexto de pandemia y Brexit.

Pensando en el futuro del turismo en un momento muy complicado (pocos sectores han sido golpeados tanto y tan fuerte por la pandemia) en el que hemos dejado de viajar por la pandemia, ¿este se recuperará poco a poco? ¿Cuándo se espera que se recuperará?

Antes de nada decir que no soy un médico experto y que lo único que te ofrezco es mi opinión. Ahora bien, el proceso de vacunación ya está en marcha en la mayoría de los países, eso sí, con diferentes niveles de eficacia, y los gobiernos tienen unos planes exhaustivos para poder vacunar a una buena parte de la población de aquí a mitad de año. No obstante, vemos que hay serios problemas de producción y distribución de las vacunas aprobadas hasta ahora que esperamos mejoren. También estamos expectantes de la aprobación de nuevas vacunas que ayudarán mucho a cumplir metas. Es innegable que nos quedan por delante meses duros, pero miro al turismo con cierto optimismo.

Somos animales sociales, necesitamos unos de otros, y viajar en mi opinión es una necesidad además de un placer. También viajamos por negocios y tarde o temprano necesitamos volver a negociar cara a cara y no tan solo a través de la pantalla de un ordenador. No obstante, en este mundo tan interconectado, no vale con que un país vacune a toda su población, porque a no ser que estemos completamente aislados del exterior necesitamos que los demás países también hayan hecho lo mismo, si no tendremos que quedarnos mayoritariamente dentro de nuestras fronteras hasta que el resto del mundo esté en la misma situación. Comprobamos como algunos países como Nueva Zelanda, con sus fronteras cerradas, han conseguido controlar el virus hasta tener una vida normal, eso sí, cerrados al exterior.

Si alguien piensa que esta industria es de “bajo valor” es que no entiende ni de economía ni de industria y, por supuesto, nada del ser humano.

Creo que durante un tiempo tendremos fronteras abiertas a ciertos países que cumplen unos requisitos y cerradas para los demás. Esto puede ser un aliciente para que los gobiernos se apresuren a controlar la pandemia de una forma más contundente y rápida ya que la economía dependerá de ello. Por otra parte, percibo que países del tercer mundo y algunos países en desarrollo pueden tener un problema añadido si no tienen acceso a vacunas y distribución a la misma velocidad que los países desarrollados, creando unas diferencias mayores de las ya existentes. La solidaridad será mas importante que nunca. Desgraciadamente, ya estamos viendo las disputa en Europa con la distribución de la vacuna de AstraZeneca, compañía británica, en una Europa post-Brexit. ¿Coincidencia? En una crisis tan grave existe una tendencia al nacionalismo excluyente “primero yo y segundo yo”. Si esto ocurre en la desarrollada Europa, ¿qué podemos esperar con países del tercer mundo?

Respecto a la recuperación del turismo ¿podemos esperar una recuperación turística mundial rápida tras avanzar en las vacunaciones o será lenta y paulatina?

Nada va a ser rápido, o al menos tan rápido como nos gustaría. La progresiva vacunación ciudadana, la trazabilidad de contactos y la realización de test masivos se van a convertir en unos meses en nuestro pasaporte más seguro. Conforme más ciudadanos vayan siendo vacunados, más confianza se recuperará hasta que alcancemos la inmunidad de país, por así llamarlo.

Pienso que los viajes serán mejores tras la pandemia. Veremos un compromiso renovado con el turismo sostenible

El turismo empezará a recuperarse dentro de nuestras fronteras, turismo local primero y después nacional. Al no poder viajar al extranjero, descubrir tu patio trasero se convierte en algo apetecible y necesario. El turismo nacional será muy importante en los próximos 12-18 meses. Según se empiecen a abrir corredores seguros con otros países, el turismo se recuperará más rápidamente. De todas formas, viendo la situación actual yo pienso que la normalización turística no llegará realmente hasta la primavera del 2022.

Antes de hablar de posible aumento de precios nos queda mucho, ya que ahora mismo no hay mucha demanda de vuelos que digamos.

Actualmente muchos países, por ejemplo China, están obligando a aquellos que vienen de fuera a hacer cuarentenas de dos semanas aparte de las pruebas PCR negativas, ¿es posible sostener un modelo turístico bajo estas condiciones? ¿ha renunciado China a todo turismo exterior o hay algún punto de escape?

No solo China, el Reino Unido acaba de anunciar medidas muy restrictivas a los viajeros que entren en Inglaterra desde ciertos países (22 de momento) considerados de “alto riego” como Brasil, Sudáfrica o Portugal. Estas restricciones incluyen a los propios ciudadanos británicos que al volver de esos países tendrán que ser escoltados a un hotel permitido por el gobierno donde deberán permanecer asilados por 10 días, además a costa del propio viajero. Esta cuarentena en hotel también es necesaria en Australia, por ejemplo. El Gobierno de China limita tanto los movimientos internos como los externos, y recientemente ha prohibido los viajes organizados para tratar de atajar los nuevos brotes, nuevamente la vacunación y las pruebas PCR nos demuestran que hay opciones, y que hay que tener voluntad política para que sea una realidad lo antes posible.

Últimamente hemos estado viendo voces en contra del turismo, especialmente antes de la Pandemia, debido a la saturación de algunas ciudades o barrios de las mismas. ¿Va a cambiar la Pandemia un poco esta percepción o en un futuro estas voces estarán agradecidas de la vuelta del turismo?

Siempre hay negacionstas, del turismo, de la pandemia, de cualquier actividad social. A veces es por envidia, otras porque se ha abusado del entorno y no se han regulado correctamente ciertas actividades. De todas formas, creo que sí veremos cambios en nuestra forma de viajar, especialmente aquellos que quieran hacer turismo internacional que se verán obligados a esperar un tiempo a que se abran las fronteras tras lo peor de la pandemia. Los destinos abiertos y los viajes sin visado no volverán a medio plazo.

La recuperación total no creo que la veamos hasta la primavera del 2022.

Aun así, pienso que los viajes serán mejores tras la pandemia. Veremos un compromiso renovado con el turismo sostenible; los ciudadanos se preocuparán más por un turismo responsable, buscando espacios abiertos y donde no haya un excesivo número de visitantes. Seremos más conscientes de nuestra huella de carbono. Asimismo, creo que reservaremos en hoteles preocupados con el medio ambiente y su entorno, donde las pequeñas comunidades desempeñarán un papel más importante. El turismo local y nacional también crecerá y descubriremos nuestro entorno como nunca antes.

También se ha acusado al turismo de ser una industria bajo valor añadido, la expresión “país de camareros” es despectiva, ¿cómo convencería a alguien de que esto no es así?

Desde mi perspectiva, yo nunca he oído esa expresión, al contrario, España tiene en el turismo uno de sus principales motores generando un 12,4% del PIB en 2019, según el Instituto Nacional de Estadística, creando 2,7 millones de empleos, casi el 13% del total de España. Si alguien piensa que esta industria es de “bajo valor” es que no entiende ni de economía ni de industria y, por supuesto, nada del ser humano. El turismo y el ocio incluye muchas actividades que son fundamentales para la vida como relacionarse socialmente, disfrutar de momentos con tus amigos y familiares, descubrir nuevos horizontes, aprender cosas nuevas, inspirarnos con el arte y la cultura, y crecer como personas. En definitiva, el turismo y el ocio nos crea un enorme valor añadido a todos nosotros. No hay otra industria que cree más valor real y tangible que esta.

¿Se puede considerar que el turismo empeora las condiciones a los locales al incrementar el precio de los alquileres residenciales debido al alojamiento turístico o es más mito que realidad? ¿Qué se puede hacer para que esto no sea un problema?

No podemos estar en contra de una tendencia que reclama la sociedad, es otra forma de viajar y pernoctar. Está demostrado que estas viviendas pueden ayudar a dinamizar la economía de un barrio, pero no podemos permitir que terminen desapareciendo los residentes de sus barrios, por los precios o el nuevo entorno que se cree. Los gobiernos nacionales y autonómicos deben regular estas actividades turísticas en materia de seguridad, precios, impuestos y competición, y dar instrumentos a los consistorios en esta materia, para que se puedan mantener sin cambiar la fisionomía social del barrio.

España necesita del turismo internacional, siendo el segundo país más visitado del mundo con 84 millones de visitantes extranjeros en 2019.

Yendo al caso de España, tenemos a muchos empresarios y trabajadores que están esperando una recuperación del turismo como agua de mayo, ¿cuándo se puede esperar que estos vean una recuperación del turismo? ¿La veremos en 2021 o más tarde?

Dependerá de la velocidad por parte de los gobiernos de vacunar a sus ciudadanos, estamos viendo países como Israel que ya han inmunizado al 40% de su población, y por desgracia en otros países no conseguimos la velocidad de crucero deseable, lo que puede llevar a perder los primeros 8 ó 9 meses de este 2021 para el sector turístico. La recuperación total no creo que la veamos hasta la primavera del 2022.

El ritmo de vacunación en España puede que sea fundamental para recuperar la temporada turística en 2021, pero al ritmo actual y aunque se aprobasen y entregasen nuevas vacunas, de aquí a finales de mayo es difícil que esté vacunado más del 30% de la población ¿será suficiente para que los turistas vuelvan?

Desde Moncloa ya han informado que el umbral se encuentra en el 70% de la población vacunada, para volver a la normalidad en el sector turístico, y según los profesionales esa cifra podrá alcanzarse tras el verano si farmacéuticas y gobiernos mantienen los planes que se han definido en estos últimos meses. Son muchos los sectores de actividad que están contando las horas que faltan hasta que puedan volver a un escenario normal. De todas formas, esto solo ayudaría al turismo nacional, pero no al turismo internacional por lo que ya hablamos antes. Dependerá de los corredores de seguridad entre según que países. España necesita del turismo internacional, siendo el segundo país más visitado del mundo con 84 millones de visitantes extranjeros en 2019.

¿Qué debería ofrecer un país turístico para recuperar la confianza de los turistas en este momento de pandemia? ¿Y en concreto España tras una de las peores situaciones económicas y de los peores números de contagiados y fallecidos per cápita por Covid en el mundo?

Primero la inmunidad nacional, o sea que ya se haya controlado la pandemia con al menos el 70% de la población vacunada o inmune. Segundo que se regulen las entradas y salidas con test rápidos “a pie de avión” por así llamarlos, de esta forma se evita la entrada de nuevas variantes. Finalmente, un buen método de trazabilidad de contagios que asegure saber en todo momento donde surgen nuevos contagios para controlarlos rápidamente. Hasta que esto no suceda va a ser muy difícil convencer a los turistas de que viajen. Se quedarán en sus respectivos países haciendo turismo nacional.

Aparte de la Pandemia, en España hemos tenido un doble evento con el Brexit, de dónde vienen buena parte de los turistas a España. Tras el Brexit, ¿seguirán viniendo a España o puede que suframos la competencia de países de la UE menos afectados por la pandemia como Croacia o Grecia? ¿Y de países de fuera de la UE con menores costes pero cercanos como Marruecos, Túnez o Turquía?

España es un país con múltiples atractivos. El británico es un enamorado de sus playas, de su sol, de su comida y, en definitiva, de su cultura. Los países que menciona siempre han sido competencia al contar con características comunes, pero, no considero que ahora se vaya a implementar el turismo hacia estos destinos en detrimento de España. Como dije antes todo va a depender de la vacunación e inmunidad del país. Cuanto más rápido consigamos esta inmunidad, más fácil será atraer a los británicos y a todos los demás de vuelta a España.

Recientemente se ha aprobado la adquisición de Air Europa por parte de IAG ¿puede suponer una menor competencia en el mercado del transporte aéreo español y por tanto mayores precios y menor uso incluido el turismo?

Hay que recordar que la operación está pendiente de la decisión final de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y no será, posiblemente, hasta el verano, cuando conozcamos su decisión. Por otra parte, también es necesaria la aprobación de las autoridades de Competencia, especialmente de la Comisión Europea, por lo que inicialmente Iberia seguirá compitiendo con Air Europa en precio en todos los mercados hasta que se conozca la resolución definitiva, y no parece que posteriormente, si todo llega a buen puerto, este acuerdo afecte a un aumento de precios en los billetes durante los próximos cinco años. Pero antes de hablar de posible aumento de precios nos queda mucho, ya que ahora mismo no hay mucha demanda de vuelos que digamos.

Siguiendo por las aerolíneas y el caso de IAG tras la fusión de British Airways e Iberia ¿veremos a esta empresa disgregarse en una británica y otra de la UE o puede que el Reino Unido acepte que su principal aerolínea sea propiedad de inversores europeos?

La salida del Reino Unido de la Unión Europea plantea acercar las acciones del sector aeronáutico a sus países, las aerolíneas que operan vuelos dentro de su territorio deben estar controladas por ciudadanos o corporaciones de los países miembros. Buscando esos cambios, en diciembre del 2020, IAG modificó su junta directiva para tener una mayoría de directores independientes provenientes de la Unión Europea, de tal forma que la estructura sea compatible con la normativa europea sobre propiedad de líneas aéreas.

Muchas gracias por responder a nuestras preguntas

En El Blog Salmón | Cambiar el modelo productivo está bien, pero el turismo es necesario, No, la reindustrialización no compensará los trabajos del turismo y Amsterdam aprovecha el reset del Coronavirus para intentar cambiar su modelo socioeconómico de raíz, y no son los únicos

Temas
Inicio