Todas las claves del primer ETF de bitcoin: riesgo, rentabilidad esperada y cómo está agitando el mundo crypto

Todas las claves del primer ETF de bitcoin: riesgo, rentabilidad esperada y cómo está agitando el mundo crypto
1 comentario
HOY SE HABLA DE

El mundo crypto está revolucionado debido a la reciente aprobación del primer ETF de Bitcoin en EEUU. Es cierto que no es el primer ETF sobre cryptomonedas que existe, pues hay algunos cotizando en otros mercados, pero EEUU, la cuna financiera del mundo, hasta la fecha se había negado a aprobar este tipo de productos.

Desde 2017 ha habido empresas financieras intentando que la SEC aprobara un ETF sobre Bitcoin pero ha sido ahora cuando se ha logrado la primera aprobación. El problema es que la SEC no veía productos que no pudieran ser afectados por manipulaciones de mercado, pero esta visión ha cambiado y por fin EEUU tiene su deseado ETF.

¿En qué consiste el ETF de Bitcoin?

En realidad el ETF aprobado no es un simple ETF sobre Bitcoin, sino que es un ETF sobre los futuros de Bitcoin. Es decir, estamos ante un ETF sobre un derivado y no un ETF que almacene criptomonedas directamente.

Esto tiene varios incovenientes. El primero que la replicación del ETF a la cotización del Bitcoin es imperfecta. La segunda es que existe mayor riesgo, por ejemplo por la solvencia de los emisores. Y también hay otro problema es que los costes asociados van a ser mayores y no va a ser lo mismo invertir en Bitcoin que en este ETF: el ETF siempre va a dar peores resultados.

Sin embargo tener un ETF para invertir de forma indirecta en Bitcoin es una gran idea: es más sencillo de cara a los particulares, que podrán comprar Bitcoin como si fueran simples acciones a nivel fiscal, sin tener que hacer papeleos extra.

Primeras reacciones ante la cotización

La cotización de estos nuevos ETF han disparado la cotización del Bitcoin hasta máximos históricos, hasta los casi 67.000 dólares. El facilitar, aunque sea a través de un producto indirecto, la inversión en Bitcoin ha sentado bien a la criptomoneda.

Estamos ante un cambio de paradigma. Invertir en Bitcoin en 2021 es mucho más fácil que en 2013, desde luego. Hay muchos exchanges muy sencillos, pero la burocracia de tener un activo fuera del mercado financiero tradicional es grande: solo por la cantidad de papeleo que hay que hacer para justificar ante las distintas Haciendas echan a mucha gente atrás.

Invertir en ETF es, en cambio, algo sencillo, tanto financiera como burocráticamente. Y según se vayan aprobando este tipo de productos las facilidades serán mayores. Está por ver si la SEC aprobará un ETF que almacene directamente Bitcoin, no a través de un derivado.

El futuro de la inversión crypto, más institucionalizado

El futuro de la inversión crypto está ante un punto de inflexión. Muchos fondos no pueden invertir directamente en Bitcoin sin cambiar su estructura legal. Pero sí pueden invertir en ETFs.

Estamos, por tanto, ante una institucionalización de la inversión en cryptomonedas. Y esto seguramente implicará, a corto plazo, una presión alcista sobre este tipo de activos. Es como cuando una empresa entra en un índice, simplemente por ese acto su cotización tiende a subir. Con Bitcoin pasará lo mismo, al menos a corto plazo.

Temas
Inicio