Publicidad

Es el momento de controlar los spreads de la deuda pública durante la crisis del coronavirus

Es el momento de controlar los spreads de la deuda pública durante la crisis del coronavirus
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La llegada del coronavirus y sus efectos en la economía ha pillado a muchos por sorpresa y, sobre todo, ha pillado por sorpresa a los bolsa que están sufriendo fuertes caídas durante las últimas semanas.

El coronavirus ha traído consigo efectos negativos en la producción y la demanda, demostradas ya en China. Además, trae consigo, a nivel estatal, tomar medidas económicas que son una mezcla de apoyo fiscal y monetaria para permitir el funcionamiento de la economía sin que haya una gran cantidad de despidos.

¿Por qué es importante controlar los spreads de la deuda europea durante la crisis del coronavirus?

El spread, o diferencial, es la diferencia que pagamos entre el precio de venta y el precio de compra (bid-ask) en cualquier producto financiero. El ‘bid’ vendría a ser el precio al que vendemos y el ‘ask’ al precio al que compramos.

Lógicamente el ‘bid’ es el precio al que el bróker nos compra y el ‘ask’ el precio al que nos venden. Así es como los brókers ganan dinero con la diferencia entre el precio de compra(as) y el precio de venta (bid), es decir, su famosa comisión.

Considerando esto, uno de los grandes errores cometidos por Europa en el pasado fue subestimar los efectos de los spreads soberanos. Los efectos negativos que se vieron en el pasado pues hoy cogen relevancia ya que sin el control de las instituciones europeas podría haber efectos negativos.

El gran volumen de deuda pública nacional que existe en el mercado que tienen las entidades bancarias hizo que los incrementos de los tipos de interés de la deuda, palpable por la disparidad de spreads, resultan negativos para el sector bancario y para la economía global.

La influencia de la cotización de la deuda nacional sobre la economía se debe a que los aumentos en la cotizaciones de los títulos de la deuda llevan consigo una reducción del precio de estos además de las correcciones de valor que no hacen posible que se utilicen como garantías.

La reducción del precio de la deuda provoca pérdidas, entre los que se encuentran las entidades bancarias que poseen esta deuda. Las pérdidas de las entidades bancarias, dan pie a los inversores compren menor cantidad de bonos bancarios lo que supone un incremento del coste de financiación.

Las entidades bancarias europeas son las que tienen la mayor cantidad de la financiación de las empresas y las familias, los aumentos en el coste de financiación bancario se transmiten a su economía.

Los peores resultados en los datos económicos se hacen visibles en las cuentas públicas que viene dada por una reducción de los ingresos por impuestos. Además, el endurecimiento de las condiciones de financiación para las familias junto la peor situación de la economía hace que aumento el número de préstamos con morosidad.

Actualmente, la situación de las entidades bancarias europeas respecto a la última recesión es diferente debido a que las entidades bancarias se encuentran en mejor situación para hacer frente a estos golpes económicos.

Esto es posible porque las entidades bancarias cuenta con un mayor capital y liquidez para hacer frente a posibles pérdidas, ya que los bancos centrales les han obligado a reducir sus niveles de apalancamiento, exposición inmobiliaria y han establecido mecanismos de control y resolución bancaria.

Los países con deuda más arriesgada pueden verse privados de liquidez

La diferenciación de spreads también ha contribuido a una situación de estancamiento financiero exterior en un momento donde la aplicación de las políticas fiscales expansivas ha aumentado los déficits de las cuentas públicas.

Esto se ha aumentado por las rápidas salidas de capital buscando seguridad hacia Alemania y Estados Unidos, ya que estos países tienen una deuda soberana considerada como activos seguros.

El riesgo asociado a la deuda nacional de los diferentes países pudo llegar como una variable que ha determinado el acceso a la liquidez de emergencia por parte de las entidades bancarias y de los países.

Por parte de las entidades bancarias, los recortes de valoración en los activos de deuda soberana, que han sido presentados como una garantía, han dificultado conseguir liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Para solucionar la situación el Banco Central Europeo (BCE) aceptó un colateral (activo que sirve como garantía frente a la concesión de un crédito, una emisión de bonos o cualquier otra operación financiera) de peor calidad, aplicando mayores recortes de valoración, pero esto origino una reducción de la cantidad de activos a aportar como garantía.

Esta situación hizo que las entidades bancarias han obtenido menos financiación por parte del sector privado mediante préstamos interbancarios.

Por parte de los países, el diferente nivel de riesgo asociado a su deuda nacional ha llevado a que obtuvieran menos acceso a la financiación por parte del Banco Central Europeo (BCE) debido a los criterios de compra de deuda.

Estas diferentes oportunidades de acceso a la liquidez crea más diferencias en los spreads nacionales, aunque el Banco Central Europeo (BCE) siga comprando activos de deuda soberana pero de aquellos países considerados más seguros económicamente.

El BCE y la Fed utilizan técnicas diferentes para dar solución a los efectos económicos del coronavirus

Cuando Christine Lagarde hizo pública la política monetaria, las bolsas reaccionaron de forma negativa por el Banco Central Europeo (BCE) no bajó los tipos de interés durante la semana pasada.

Los 3 factores que hicieron que las bolsas reaccionaran de forma negativa

  • Aunque las medidas monetarias tomadas han sido bastante expansivas, en realidad, los costes de financiación de las entidades bancarias europeas no han bajado del 0,25 por ciento.
  • A esto se añade que el Banco Central Europeo comprará 120 mil millones de euros en activos financieros hasta final del 2020, con total flexibilidad a nivel temporal y la composición de las compras, y se hace así porque el BCE quiere estabilizar aquellos mercado con problemas.
  • Pero las explicaciones de Christine Lagarde respecto de las compras de activos surtieron el efecto contrario al deseado, ya que dio la imagen de que el Banco Central Europeo (BCE) abandonaba la postura de preservar el euro es suficiente para que vuelva la crisis de deuda pública.

Por otra parte, Jerome Powell, tras varios días de presiones por parte de Trump, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció:

  • La bajada de tipos de interés hasta el 0 por ciento e inyectar 625 mil millones de euros a la economía estadounidense para parar los efectos económicos que está teniendo el coronavirus.
  • Las medidas adoptadas por la Reserva Federal (Fed) incluyen la reducción de los tipos de préstamos de emergencia para las entidades bancarias en 125 puntos básicos, hasta llegar al 0,25 por ciento y se alarga hasta 3 meses el plazo de devolución.
  • Además, la Reserva Federal reduce hasta el 0 por ciento el ratio de requisito de reserva para las entidades bancarios de Estados Unidos y amplía la liquidez en dólares estadounidenses a nivel internacional.
  • Ofrece 500 mil millones de dólares estadounidenses en deuda pública y 200 mil millones de dólares estadounidenses en deuda hipotecaria que comienza a emitirse durante esta semana.

Existen 2 mecanismos para el Banco Central Europeo pueda liberar tensiones en los mercados

Uno de los mensajes que han entendido los inversores ha sido que los bancos centrales han agotada todas las vías para poder influir en los mercados. Las últimas actuaciones han tenido pocos efectos sobre las caídas de las bolsas, los bancos centrales tienen recursos para influir en la economía a través del mercado de deuda soberana.

Por parte del Banco Central Europeo (BCE) puede seguir comprando deuda soberana y privada (QE). Otro de los posibles mecanismos con los que reducir la tensión en los mercados deuda sería el programa de compra masiva deuda pública en el mercado secundario (Compras Monetarias Directas) y centrado en los bonos a 1 y 3 años.

Mediante estos dos sistemas el Banco Central Europeo (BCE) puede activar de manera automática la compra de bonos soberanos en el marcado secundario si alguno de los países quiere soporte financiero.

En El Blog Salmón | España saca el 'bazooka' económico contra el coronavirus: movilizará el 20% del PIB

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios